Tienes que dejar de pensar que vivir estresado es normal

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Carola LEVI
La coach Gemma Ramírez ha publicado 'Método Click' para ayudar a todos aquellos que viven en un continuo estrés
gemma-ramirez-kHZG--620x349@abc

Los seres humanos vivimos inmersos en rutinas que nos atan, nos desgastan y que no nos llenan. Hasta que, de repente, llega un día en que nuestro cuerpo y mente nos dicen «ya no más». Cuando esto ocurre, tal vez sea el momento de hacer 'click', de parar a y observar qué está provocando ese desequilibrio vital que nos impide avanzar y tener tiempo de calidad, tanto para nosotros mismos como para nuestros seres queridos. De esta forma, una vez lo hayamos identificado, podremos afrontar el problema y recuperar las riendas de nuestra vida.

Gema Ramírez conoce bien esta situación porque, como muchos otros, lo ha vivido en su propia piel. Por suerte, ella consiguió «fugarse» de su rueda de hámster, vencer el estrés y empezar a vivir la vida que se merecía. No solo eso, también decidió formarse y dedicar su carrera a ayudar a otras personas que se encontraban en la misma situación.

Tras más de una década de investigación y haber asesorado exitosamente a más de mil clientes, ha creado su propio método de trabajo para combatir el estrés: el Método Click. Este método, basado en cinco pasos (coaching, liderazgo, inteligencia emocional, comunicación y kit de herramientas) nos ayudará de una manera sencilla, práctica y con recursos exclusivos a pasar a la acción y nos mostrará qué cambios debemos llevar a cabo para empezar a disfrutar de nuestra vida.

¿Por qué surge el Método Click?

Tras una década de investigación, he creado mi propia metodología para vencer el estrés: el Método CLICK, basado en cinco pilares básicos: Coaching, Liderazgo, Inteligencia emocional, Comunicación y Kit de herramientas que desarrollo detalladamente en mi nuevo libro homónimo, publicado por Alienta Editorial (Grupo Planeta).

¿En qué consiste y cómo puede ayudarnos tu método?

Gracias a él podrás conocer, de una manera sencilla, práctica y con recursos exclusivos los pasos para gestionar adecuadamente tu tiempo y tus emociones antes de que te desborden y lo pagues con los más queridos. Su lectura hará que te sientas mejor y encuentres el equilibro entre tu vida personal y profesional.

Solemos decir con frecuencia que «estamos estresados». ¿Cómo sabemos realmente que estamos viviendo un momento de estrés?

Cada persona se nota cuando no está bien del todo. Los síntomas más comunes son la irritabilidad, apatía, no sentirnos comprendidos por los demás ante lo que estamos pasando, o creer que no nos da tiempo de llegar a todo, a pesar de estar todo el día sin parar. Es importante que no normalicemos el hecho de vivir continuamente estresados porque si ponemos de nuestra parte el estrés disminuirá considerablemente.

Generalmente hablando, vivimos una época «mala»... ¿qué propones para que la ansiedad, incertidumbre y estrés no se asienten en nuestras vidas?

Lo más aconsejable es salir de la espiral negativa en la que nos sumimos cuando vemos las noticias o nos quejamos continuamente. Si cada persona se centra en lo que sí puede hacer para mejorar su día a día empezará a ser responsable de su propia situación, es decir, dejará de preocuparse para empezar a ocuparse, poniendo el foco en la solución y no en el problema.

Dices en tu libro que «vivir con estrés acaba trayendo consecuencias graves para la salud»... ¿cómo cuáles?

Los síntomas son muy variados, dependiendo de la persona, pueden ir desde dolores de espalda o cabeza crónicos, malas digestiones, respiración entrecortada, sensación de agotamiento, alteraciones en nuestros hábitos alimenticios (comer con mucha ansiedad o se nos cierra el apetito), hasta problemas para conciliar el sueño o taquicardias.

Puesto que los episodios de estrés y ansiedad no son iguales, ¿cómo los podemos diferenciar?

Por lo general, el estrés es un malestar que sentimos debido a un hecho concreto en el que creemos que no tenemos los recursos suficientes para hacerle frente. Por ejemplo: hablar en público, pero cuando este hecho pasa, el estrés disminuye. La ansiedad, en cambio, es una sensación de inquietud interna con origen más difuso que solemos intentar acallar modificando nuestros hábitos, incluyendo otros que no suelen ser muy saludables. La ansiedad nos hace vivir preocupados por hechos horribles que pueden llegar a pasar, pero el 92% de las veces no suceden, por lo que acabamos sufriendo (y mucho) en vano si no aprendemos a ejercer un control sobre nuestros propios pensamientos.

Antes de sufrir un ataque de ansiedad, el cuerpo y la mente dan señales. ¿Existe alguna forma de frenarlo?

Sí, para ello hay que tener en cuenta las señales que nuestro cuerpo va mostrando pero que, normalmente, no le prestamos demasiada atención hasta que, puede llegar el caso de que, nos frene en seco, como cuando sufrí un ataque de ansiedad, lo que me hizo indagar para saber por qué fue provocado y cómo evitar que sucediera de nuevo.

No estamos acostumbrados a pararnos y analizar qué nos pasa, simplemente seguimos con nuestra vida, esperando que mejore nuestro estrés en el futuro, pero si no vamos a la raíz, cuando vuelva a surgir algún problema, ese estrés volverá a manifestarse… hasta que tengamos las herramientas adecuadas para hacerle frente, bajar nuestro ritmo de vida y ver qué cambiar o dejar de hacer para sentirnos mejor.



 
 
 

Te puede interesar