Claves para sobrevivir a la segunda ola de coronavirus

SALUD Por Julia VOSCO
Son períodos difíciles de abordar, pero no imposibles de superar. Algunos recursos pueden ayudarnos a transitar los tiempos del COVID-19 con una actitud proactiva y positiva.
1607954144_388058_1607955288_noticia_normal_recorte1

Me siento cansado/a. Tengo ganas de llorar. Me cuesta dormir. Me cuesta pensar. Nada me atrae. Me falta el aire. Me enojo. Tengo miedo… Esta no es una simple enumeración de estados aislados, ni de confesiones a través de la web. Cada una y todas juntas son expresiones en las que seguramente muchos nos podemos ver reflejados después de un 2020 pleno de incertidumbre y un 2021 que promete no quedarse atrás en este aspecto.

No importa cuán proactivos y optimistas hayamos sido, hace poco más de un año la vida de la humanidad cambió abruptamente cuando de repente todo perdió su orden. La culpa de esa anomia y sus consecuencias individuales y sociales la tiene, ya lo sabemos, la estrella de estas últimas temporadas: el coronavirus.

Daniel Alejandro Fernández, psicólogo (M.N. 41.671) amplía este concepto: “Los seres humanos somos proclives a buscar siempre cierto grado de certidumbre, lo necesitamos para resguardar nuestra salud mental. Dicha certidumbre nos hace sentir cómodos y seguros, lo cual nos permite planificar y proyectar a futuro. Ahora bien, cuando la incertidumbre respecto a la duración de la pandemia y a las consecuencias económicas que podría acarrear se prolonga demasiado en el tiempo, es inevitable ser víctima de cierto grado de estrés”.

Y, no hace falta decirlo, la pandemia nos sometió a un estrés sostenido en el tiempo, y cuando esto ocurre podemos empezar a sentirlo desde lo orgánico, lo psíquico y lo emocional y donde más lo notamos es en el estado de ánimo. Ante este cuadro, la pregunta que solemos hacernos es ¿qué nos pasa? Damián Supply, psicólogo (M.N. 44.122), coordinador de talleres en el área de Prevención y Promoción de la Salud del Hospital Italiano, nos aproxima a la respuesta: “Lo que más nos afecta es la constante limitación en la que vivimos, donde toda nuestra vida está atravesada por la pandemia. Ese desgaste, que conlleva el esfuerzo de adaptarnos, hace que seamos mucho más vulnerables al entorno y a lo que nos pasa. Ese agotamiento mental y físico se siente”

Los que tenemos trabajo nos tenemos que acomodar a nuevas reglas, los que no, nos sumimos en la angustia; los vínculos pasaron a ser virtuales, ya no hay abrazos ni besos; todo destila un aroma aséptico (mezcla de alcohol y lavandina) que se traslada a todos los ámbitos e impacta en el pensamiento y la autoestima. Todo se ve diferente.

“Ante la incertidumbre permanente y el estrés consecuente, la angustia y los estados depresivos son uno de los resultados más esperados. A raíz de esto, es factible experimentar cambios en la personalidad. El más frecuente será sentirnos invadidos por temores y por un profundo desgano. También podríamos recaer en interrogantes existenciales y dudas respecto a aquellos vínculos que, antes de la pandemia, parecían haber sido gratos. Es decir que hay una pérdida de objetividad. Y es que, quien se encuentra mal, tiende a ver mal todo lo que lo rodea aunque en verdad esto no sea cierto. Es posible además que caigamos en una crisis existencial y nos cuestionemos nuestras elecciones pasadas y nuestro presente, pero desde luego que no es el mejor momento para extraer de dicha crisis alguna conclusión confiable”, aporta Fernández.

Y esto de no poder con una realidad que sin dudas supera a cualquier ficción nos irrita y, como suele ocurrir, descargamos nuestras “broncas” contra los otros y, cuesta decirlo, contra nosotros mismos. En relación a esto, Fernández aporta: “Algunas personas, de manera inconsciente, podrían transformar su angustia y sus estados depresivos en enojo. De pronto, sin ser conscientes de cuál es la causa de la ira que los invade, es probable que se exterioricen conductas poco tolerantes y agresivas, lo cual no solo repercutirá en vínculos personales sino que, además, puede verse reflejado en un incremento de la violencia social”.

Hasta aquí lo que muchos experimentamos, pero como nada dura para siempre (y les aseguro que es así), por suerte todos tenemos recursos (aunque nos los veamos) para superar estos estados y lograr tener una actitud positiva, con o sin virus en el camino.

Para Damián Supply “tratar de capitalizar la experiencia de lo que fue un 2020 tan atípico y exigente donde se instaló este modo de vida”, marca un inicio en ese sendero. Además, recomienda “contemplar nuestras posibilidades, tratar de conectar con aquello que nos hace bien y puede ser significativo. El hecho de juzgar cómo nos podemos sentir ante lo que nos pasa muchas veces nos deja varados en la impotencia, tenemos que asumir que son tiempos muy complejos que exigen mucho más de nosotros y ver cómo utilizamos de la mejor manera posible nuestros recursos y herramientas”.

Por dónde empezamos
Daniel Fernández compara la situación con la de un duelo en el que tenemos que aceptar y soltar la antigua normalidad y asumir que hay factores externos que no dependen de nosotros y que no podemos cambiar.

Sin embargo, hay mucho que podemos modificar y en estos momentos, es saludable enfocarnos pura y exclusivamente en eso y quizá, sería bueno comenzar “parando la pelota”. “Lo primero a tener en cuenta es no tomar decisiones apresuradas y terminantes respecto a ninguno de nuestros vínculos actuales ni respecto a proyectos personales. No es el momento para decidir, dado que nuestra objetividad está perturbada por nuestro malestar”, aconseja Fernández.

Y luego, el psicólogo apunta a que nos concentremos en lo que nos da placer: “En todo caso, es un momento mucho más conveniente para procurar reconectar con nuestros deseos perdidos o con alguno nuevo. Por ejemplo, sacar de la galera algún antiguo pasatiempo que otrora disfrutábamos. ¿Te gustaba pintar? ¿Escribir? ¿Tocar algún instrumento? Pues es el momento de ponernos en modo avión y apostar a disfrutar, al menos hasta que la tormenta de la incertidumbre haya pasado. ¿Sentís que no querés perder el tiempo? Entonces, tal vez puedes hacer un curso online sobre algún tema de tu interés y así sentirás que continuás siendo productivo”.

También el contacto con la naturaleza, un buen libro, serie o película y todo lo que nos desconecte de la realidad más dura y de los medios de información, aunque sea por un rato, nos puede ayudar a cambiar el “chip”, sintonizar otra onda, restaurar y recargar mente y espíritu para poder enfrentar no solo esta pandemia sino cualquier crisis que se pueda presentar en nuestra vida.

Te puede interesar