Qué pasa cuando se tiene un hijo en la adultez tardía

SER PADRES Por Julia VOSCO
Existen casos conocidos, principalmente de hombres que decidieron ser padres después de los 70 años, como Charles Chaplin, Pablo Picasso y, ahora, Alberto Cormillot.
ATXR2DU5PZFKNDDCDIPVNPT7UM

No hace mucho tiempo atrás, pensar o hablar de ser padres después de los 40 años parecía una locura. Sin embargo, los tiempos fueron cambiando, así como también la manera de pensar de la gente, quien vive más libremente es lo que respecta al qué dirán y a sus propias elecciones de vida. Actualmente, y con la aceptación de la diversidad de género, mucha gente soltera y parejas gay deciden tener hijos por sus propios medios, ya sea mediante la subrogación de vientre, la donación de esperma o la fecundación in vitro, entre otras modalidades que ofrece la ciencia actual. 

Ahora, ¿qué pasa con la paternidad y la maternidad tardías? ¿Es conveniente concebir un hijo en la adultez o edad avanzada, es decir, después de los 60? ¿Hasta qué edad es recomendable que un hombre y una mujer sean padres? ¿Es un acto egoísta en lo que refiere a la expectativa de vida de los progenitores y la necesidad de crianza del niño?

La realidad es que cada especialista tiene su postura al respecto y si bien elegir concebir un hijo siempre es un acto de amor puro, también hay que evaluar otras cuestiones que refieren a la importancia de la presencia de los padres en la vida de los hijos y cuestiones más fisiológicas relacionadas con los riesgos en el embarazo propios de la edad, para la madre y el bebé.

Con Bienestar habló sobre esto con dos especialistas para tener el criterio médico y el psicológico. El ginecólogo y especialista en Reproducción Humana Fernando Neuspiller (M.N. 82.815) hizo hincapié en la parte médica del tema.

¿Hasta qué edad es fértil un hombre?
Sobre eso, Neuspiller dijo: “Un hombre puede ser fértil toda la vida mientras tenga espermatozoides móviles. El problema es que a medida que aumenta la edad del varón, la viabilidad de esos espermatozoides se va reduciendo. Existe un montón de casos conocidos de hombres que fueron padres siendo adultos mayores como Charles Chaplin, Pablo Picasso, etcétera. El tema de los espermatozoides es que va ocurriendo un proceso que se llama metilación (que hace que algunos genes se expresen, otros no se expresen, otros se sobreexpresen y otros se subexpresen), que aumenta el riesgo de algunas patologías en los bebés como la esquizofrenia, el autismo, el enanismo, entre otras”.

¿Cómo ayuda la tecnología a las mujeres que eligen ser madres en la adultez?
Respecto a las mujeres de más de 40 años que desean concebir un hijo, Neuspiller explicó que la tecnología puede ayudarlas a quedar embarazadas desde varios aspectos, cosa que con los hombres todavía no sucede. “El problema de la mujer, a diferencia del hombre, es que en el óvulo no metila el ADN sino que cambia la cantidad de cromosomas que éste va a tener. Con la técnica llamada Diagnóstico Genético Preimplantacional, uno puede contar la cantidad de cromosomas que tiene el embrión y decidir cuál se pone. Normalmente, un embrión tiene 46 cromosomas, 23 aportados por la madre y 23 por el padre, pero en la medida en que la mujer va creciendo, ese número va variando. Por eso, a través de la técnica mencionada, uno puede seleccionar un embrión de 46 y de esa manera tener un niño genéticamente sano”, precisó en Con Bienestar el especialista.

¿Es recomendable ser padres después de los 60 o 70 años?
Desde el punto de vista psiquiátrico en lo que refiere a la concepción de un hijo en la adultez, Gregorio Alcain, médico especialista en Psiquiatría (M.N 74.584), señaló: “La elección de concebir una vida en edades avanzadas es individual. Cada persona tiene opiniones diferentes respecto a esto. Sin dudas, hay que pensar que es un niño que va a quedar sin padres (o sin alguno de ellos) rápidamente, salvo que éstos sean longevos y vivan 100 años. Desde ese punto de vista, no es un acto de generosidad. Generalmente, sucede en parejas donde existe mucha diferencia de edad entre el hombre y la mujer, y esa decisión se basa en un pedido y deseo femenino de tener un hijo (en el caso de que el hombre sea el adulto mayor). Como se trata de una decisión personal o de pareja, ningún profesional puede opinar al respecto”.

“La realidad es que los seres humanos nacemos en una situación de absoluta indefensión e inmadurez. En el proceso de subdesarrollo, los seres humanos necesitan preferentemente una comunidad o una persona que se ocupe de sostenerlos hasta que son lo suficientemente maduros. Por eso, cuando un adulto mayor va a traer un hijo, tiene que pensar si tiene las condiciones para que esa persona se pueda desarrollar correctamente. Eso implica la vitalidad, la energía, la economía, el hábitat, y la presunción al momento de tenerlos de que los padres van a tener el tiempo suficiente para criarlos. Cuando uno presume que no va a tener la edad ni la cantidad de años de vida suficientes para criarlo y para resguardar su supervivencia, puede verse como un acto egoísta e irresponsable”, concluyó Alcain.

Te puede interesar