Las 8 infecciones de transmisión sexual más frecuentes en la Argentina

SALUD Por Julia VOSCO
Especialistas afirman que crecieron las consultas por herpes genitales, clamidia, tricomoniasis, HPV, sífilis, gonorrea y Hepatitis B y C.
RR6SS73W5IG52BQ74NS4KO5FOM

Está demás decir que la libertad sexual es un derecho de todos, aquí y en el mundo. Cada vez son más las personas que viven activamente su sexualidad, sin tabúes ni prejuicios. Sin embargo, la falta de protección y cuidado es un problema que preocupa a los especialistas y que va en aumento en la Argentina. Pese a las continuas campañas de educación sexual y centros de testeos y asesoramientos gratuitos que existen en el país, el poco uso del preservativo es cuestionable en la mayoría de los casos y trae aparejados problemas de salud que pueden, en algunos casos, ser muy graves.

De acuerdo a la última investigación realizada por AIDS Healthcare Foundation (AHF) Argentina, en nuestro país sólo el 14,5% de la población utiliza preservativo en todas sus relaciones sexuales, es decir, menos de dos de cada diez personas. El 65% admitió utilizarlo “a veces” y el 20,5%, reconoció que no lo usa nunca.

En 2012, la organización estadounidense AHF propuso al 13 de febrero como “Día Mundial del Condón”, en un esfuerzo por reducir la propagación del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) a través de prácticas sexuales seguras. Desde su inicio, ha sido una celebración informal que acompaña los festejos por San Valentín.

Con Bienestar averiguó cuáles son las consultas más frecuentes por enfermedades de transmisión sexual en los consultorios ginecológicos. Javier Sapir (M.N. 77.826), médico en Ginecología y Obstetricia (miembro de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Buenos Aires) y especialista en Sexología Clínica (miembro de la Sociedad Argentina de Sexología Humana), reveló que en el último año -sobre todo desde el comienzo de la pandemia por COVID 19- crecieron las consultas de pacientes por enfermedades de transmisión sexual. “Las más frecuentes, por lo menos en mi consultorio y, acorde a lo intercambiado y debatido con mis colegas, son los herpes genitales, casos de clamidia, gonorrea, tricomoniasis, HPV, sífilis, hepatitis B y C y, en algunos casos, HIV”, aseveró tras aclarar que todas ellas son producto de la falta de uso del preservativo durante el acto sexual.

De acuerdo al Ministerio de Salud de la Nación, las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) se contagian a través de tres vías: la sexual (por relaciones sexuales sin uso de preservativo, por el contacto con semen, líquido preeyaculatorio, fluidos vaginales y/o sangre); la sanguínea (contacto con sangre o por compartir elementos cortopunzantes) y la perinatal (por los fluidos presentes en el proceso de gestación, durante el parto o la lactancia). Sin embargo, no todas provocan síntomas, molestias o heridas visibles en quienes las padecen, motivo por el cual Sapir recomendó hacerse controles clínicos una vez al año

Algunas de ellas son tratables y pueden dar alguna señal detectable como secreciones genitales de color amarillento, verde o blanco (con aspecto grumoso), olores intensos y extraños, heridas o llagas, verrugas, ardor al orinar, dolor en la parte inferior abdominal, picazón en los genitales externos, entre otros.

¿Qué son las ITS y cuáles son las más frecuentes?
Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) pasan de una persona a otra durante una relación sexual (vaginal, anal u oral) y pueden producir enfermedades graves y otras más leves. Las más frecuentes, que van en aumento en la Argentina, son: sífilis, gonorrea, clamidia, herpes simple, hepatitis B, hepatitis C, HPV y VIH.

Todas ellas se previenen solamente con el uso del preservativo y pueden afectar a cualquier persona sin importar su sexo, orientación sexual o edad. De hecho, gran parte de las ITS se cura con tratamientos específicos, que en muchos casos son muy sencillos. Otras, como el herpes simple y el VIH son tratables, pero no tienen cura y se siguen transmitiendo en el caso de no usar condones.

Sífilis: Es una infección bacteriana que suele transmitirse por contacto sexual. La enfermedad comienza con una llaga indolora, por lo general en los genitales, el recto o la boca. Se transmite de persona a persona a través del contacto de la piel o de las membranas mucosas con estas llagas. La segunda etapa se caracteriza por la aparición de un sarpullido. Luego, no se presentan síntomas hasta la última etapa, años después, donde puede provocar daños en el cerebro, el sistema nervioso, los ojos y el corazón. Esta enfermedad se trata con penicilina.

Gonorrea: Enfermedad infecciosa de transmisión sexual que se caracteriza por la inflamación de las vías urinarias y los genitales y que produce un flujo excesivo de moco genital. Afecta a hombres y mujeres y suele tratarse con antibióticos.

Clamidia: Es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Puede infectar a hombres y mujeres. Las mujeres pueden contraerla en el cuello del útero, el recto o la garganta. Los síntomas incluyen dolor genital y secreciones de la vagina o el pene. Se recomienda la terapia antibiótica para el paciente afectado y sus parejas sexuales. También deben hacerse controles médicos para comprobar que no haya otras infecciones de transmisión sexual.

Herpes simple (tipo 1 y 2): El VHS-1 se transmite principalmente por contacto de boca a boca y causa herpes labial. El VHS-2 se transmite por vía sexual y causa herpes genital. Las infecciones que provocan los dos tipos de virus duran toda la vida. Los síntomas del herpes incluyen vesículas o úlceras dolorosas en el lugar infectado.

Hepatitis B: Es una infección vírica que afecta al hígado y puede dar lugar tanto a un cuadro agudo como a una enfermedad crónica. El virus se transmite habitualmente de la madre al niño durante el nacimiento y el parto, así como por contacto con sangre u otros líquidos corporales.

Hepatitis C: Es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre (VHC): éste puede causar hepatitis aguda o crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas y una enfermedad grave de por vida. La hepatitis C es una importante causa de cáncer hepático.

HPV: Existen más de 200 tipos diferentes de Virus del Papiloma Humano, algunos de los cuales causan ciertos tipos de cáncer, como el de útero.
VIH: El virus se puede transmitir mediante el contacto con la sangre, el semen o los fluidos vaginales infectados.

Al cabo de pocas semanas de la infección con el VIH, pueden aparecer síntomas como fiebre, dolor de garganta y fatiga. Luego, la enfermedad suele ser asintomática hasta que se convierte en SIDA. Los síntomas incluyen pérdida de peso, fiebre o sudores nocturnos, infecciones recurrentes y fatiga. No existe una cura para el SIDA, pero la observancia estricta de la terapia antirretroviral puede disminuir significativamente el progreso de la enfermedad y evitar infecciones y complicaciones secundarias.

La situación en la Argentina
El país tiene un continuo crecimiento de las infecciones de trasmisión sexual, a pesar de las insistentes campañas que fomentan el uso del preservativo en las relaciones sexuales. Desde hace cuatro años, las principales ITS han tenido un incremento en sus notificaciones, y una característica transversal a todas ellas es la concentración de casos en los grupos etarios más jóvenes. Las ITS pueden ser producto de más de treinta tipos de virus, bacterias y parásitos.

En nuestro país, la sífilis tiene un papel central ya que a través de ella se puede inferir el comportamiento general de otras ITS. En 2018, por cada 100 mil habitantes, 51,1 personas tenían esta infección, tasa que viene creciendo en forma sostenida desde 2010.

Te puede interesar