¿Puede la falta de vitamina D influir en nuestro peso?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
Su déficit puede causar importantes problemas de salud, por lo que es un nutriente que debemos tener muy en cuenta.
perder-peso-rapido

Las vitaminas son nutrientes que nuestro organismo no puede producir, por lo que se deben incorporar en la dieta. Sin embargo, tanto la vitamina D como la A se pueden producir en el organismo, por los diferentes procesos metabólicos. El cuerpo humano produce vitamina D como respuesta de la exposición solar, pero se puede además estimular el contenido de vitamina D añadiendo suplementos o aumentando el contenido de alimentos ricos en ella”, nos cuenta la farmacéutica Meritxell Martí.

¿Tiene relación con el sobrepeso?
Pero, tal vez no habías escuchado nunca la posible relación existente, basándose en las conclusiones de algunos estudios, entre la falta de vitamina D y el sobrepeso. Tal y como nos cuenta la experta, en un estudio realizado en la Universidad Leiden Medical Center en Holanda, observaron los datos de miles de hombres y mujeres de 45 a 65 años y, sobre todo, tuvieron en cuenta la grasa total y concretamente la grasa subcutánea abdominal, la grasa visceral (tejido adiposo alrededor de los órganos) y la grasa hepática. Por supuesto, teniendo en cuenta variables como el alcohol ingerido, fumar, etnia, enfermedades crónicas y la actividad física. Meritxell Martí apunta que los resultados fueron que las mujeres con más grasa abdominal tenían un bajo contenido de vitamina D. Y en hombres, del mismo modo, dicho déficit estaba ligado a un mayor contenido de grasa abdominal y hepática. Así, de esta investigación se extrae que se relaciona que unos  niveles correctos de vitamina D disminuyen el contenido de esa grasa abdominal, el conocido michelín.

¿Por qué se da esta relación?
En opinión de la farmacéutica de Farmacia Meritxell, es posible que esta relación se deba a que potencialmente la vitamina D reduzca la formación de células adiposas en el organismo, así como a la reducción del acúmulo de estos adipocitos.

“La vitamina D ayuda a mejorar los niveles de serotonina, lo que ayudará a mejorar el estado de ánimo y, sobre todo, el sueño. Al mejorar el estado de ánimo se puede controlar la ansiedad por comer, y aumentar la sensación de saciedad, lo que se traduce en una disminución del sobrepeso y una disminución de la ingesta de calorías”, nos cuenta. Por otra parte, unos niveles correctos de vitamina D se relacionan con niveles más altos de testosterona, lo que puede ayudar a perder peso y a disminuir el contenido de grasa corporal almacenado. Altos niveles de testosterona ayudan a aumentar el tono metabólico, con lo que se consumen más calorías y disminuye la formación de nuevas células adiposas en el organismo. 

Fuentes naturales de vitamina D
Hay que tener en cuenta que podemos aumentar los niveles de vitamina D incluyendo determinados alimentos en la dieta, como son los siguientes:

-Aceite de pescado azul, como el salmón, sardinas o atún.
-Carne roja.
-Hígado.
-Yema de huevo.
-Queso.
-Alimentos enriquecidos en vitamina D como determinadas leches o cereales.

Eso sí, lo cierto es que la exposición solar es una de las mejores maneras de producir la suficiente cantidad de vitamina D de forma natural por nuestro organismo. Las recomendaciones diarias de vitamina D según Meritxell Martí son:

Bebés de 0-12 meses: 400 UI (10 mcg)
Niños de 1-18 años: 600 UI (15 mcg)
Adultos hasta los 70 años: 600 UI (15 mcg)
Adultos de más de 70 años: 800 UI (20 mcg)
Embarazadas y madres lactantes: 600 UI (15 mcg)
“Aunque las cantidades diarias recomendadas son las que he indicado anteriormente, se puede aumentar el contenido de vitamina D en forma de suplemento o en la dieta sin riesgo hasta 4000 UI /día. Si se decide aumentar todavía más el contenido de vitamina D, se debe consultar con el médico”, nos cuenta.

Una vitamina fundamental para la salud
Mantener unos correctos niveles de esta vitamina es importante si tenemos en cuenta que es esencial para mantener la salud ósea, de los dientes y otros posibles trastornos como la diabetes. En resumen, entre las acciones en el organismo de la vitamina D, Meritxell Martí hace mención a:

Mantener la salud ósea y dental.
Ayuda para mantener el sistema inmune y el sistema nervioso sano.
Ayuda a regular los niveles de insulina, por lo que será importante en la diabetes.
Ayuda a mejorar la función pulmonar y cardiovascular.
Mejora la expresión genética.

Te puede interesar