El delicioso pastel de puerros y calabacín con pocas calorías y mucho sabor

HOY COMEMOS SANOS Por Julia VOSCO
Fácil, saludable y nutritivo. Preparamos paso a paso un pastel de puerro y calabacín que permite evitar el desperdicio de alimentos, pues se aprovechan al máximo ambos vegetales
pastel-calabacin-puerro-1-kDsG--620x349@abc

¡Tan presente en el mercado y a veces tan olvidado en nuestra cesta de la compra! El puerro es un vegetal versátil capaz de alegrar y aportar un toque de suave sabor a cualquier plato ya sean cremas de verduras, estofados o asados.

En la receta que te propongo esta semana, un delicioso pastel de puerros y calabacín, no solo usaremos la parte blanca del puerro sino que también aprovecharemos sus partes verdes.

INGREDIENTES
Lámina de hojaldre
1
Cebolla morada
1
Diente de ajo
1
Puerros
2
Calabacín
1
Huevos
2
Queso crema 
300 gramos
Parmesano
3 cucharadas
Sal, pimienta y perejil fresco
Al gusto

Preparación
Precalentamos el horno a 200ºC.
Comenzamos por lavar bien los puerros y picarlos finamente. Pelamos y picamos la cebolla morada y también el ajo. Ponemos a calentar el aceite de oliva en una sartén a fuego medio y vamos rehogando los vegetales vigilando que no se quemen. No necesitamos que se doren, solo que se ablanden. Una vez hechos, los reservamos dejando que se atemperen. Mientras rallamos el calabacín con su piel y previamente lavado. Lo pasamos a una estameña o un paño de cocina limpio y lo presionamos hasta extraer todo el agua que suelta y reservamos
En un bol grande colocamos la verdura pochada, el calabacín crudo rallado, el queso crema, los huevos, un poco de sal y pimienta negra, el perejil picado y dos cucharadas de queso parmesano rallado. Removemos bien hasta que se mezclen.

Forramos un molde con la base de hojaldre, y lo pinchamos con un tenedor varias veces para que no crezca en la base. Volcamos el relleno de verduras, queso y huevos y repartimos uniformemente. Introducimos en el horno en la parte baja y horneamos durante 15 minutos, pasado este tiempo espolvoreamos con el queso rallado sobrante y seguimos horneándolo subiendo el molde a la parte media. El tiempo es orientativo, para un pastel alto como el de la fotografía podemos necesitar 30 minutos, mientras que si lo hacemos en un molde bajo o con menos cantidad, con 20 minutos serán suficientes para que el relleno se cuaje y la parte superior quede bien dorada.
Este es un pastel vegetal muy sencillo y rápido de hacer en el cual nos encontramos un importante aporte proteico. Así lo deseas puedes realizar el pastel sin base, simplemente engrasando un molde ligeramente y colocando la mezcla de verduras sobre el mismo para después hornearlo.

Te puede interesar