¿Es buena la carne sintética para el organismo?

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Carola LEVI
Bill Gates abrió el debate al decir que los países ricos deberían consumir este producto para luchar contra el calentamiento global. ¿Cómo se elabora y qué piensan los nutricionistas?
3WTCR3VGINHX3DG2AEMDXEF2QA

Todo el mundo sabe que Bill Gates es un hombre muy comprometido con el medio ambiente desde diferentes aristas. Hace unas semanas, el empresario, informático y filántropo estadounidense dijo que los países ricos solo deberían comer carne sintética para luchar contra el calentamiento global y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Lo hizo a través de su nuevo libro, llamado “Cómo evitar un desastre climático”, donde aborda su mirada respecto al calentamiento global y el cuidado del medio ambiente. En esta especie de guía, el multimillonario y fundador de Microsoft expuso cuáles son los requerimientos necesarios para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero y una de ellas tuvo que ver con el consumo de carne.

Para Gates, la producción ganadera es un tema “muy delicado” que merece ser analizado. De hecho, hizo un comentario que generó polémica en las redes sociales: “Creo que todos los países ricos deberían pasar a la carne 100% sintética”, manifestó en una entrevista con MIT Technology Review, donde analizaban su nueva publicación.

En ese sentido, explicó: “Pueden acostumbrarse a la diferencia de sabor. Adaptarse lo más rápido posible hará que, con el tiempo, sepa aún mejor”. Sin embargo, se refirió a cómo sería esa situación en los países con menores ingresos al afirmar: “No creo que los 80 países más pobres puedan acceder a la carne sintética”.

Siguiendo con esta línea, el magnate habló sobre la empresa que trabaja, precisamente, en alternativas proteicas sintéticas a nivel celular, algo que es muy costoso e inaccesible para buena parte de la población mundial. Sin embargo, también mencionó a otras firmas que lo hacen con productos a base de plantas. “Ellos tienen una hoja de ruta de calidad y una de costos que los hace totalmente competitivos. En cuanto a la escala real, no representan el 1% de la carne del mundo, pero están en camino. Tengo confianza en que de aquí a cinco años el número sea mayor”, agregó.

Tras estas declaraciones de Gates, estallaron los comentarios en las redes sociales al punto de convertir este debate en tendencia mundial. De hecho, una cadena de comida rápida ya se sumó a esta iniciativa sugerida por el magnate y venderá hamburguesas con carne artificial. Según trascendió, será el propio Bill Gates quien le proveerá la materia prima al gigante del fast food.

¿Qué es la carne sintética y cómo se elabora?
Con Bienestar habló con la licenciada en Nutrición Marcela Manuzza (M.N. 3.427), que coincidió con Bill Gates en que la ganadería intensiva es una de las actividades que más contribuye al desastre climático en el mundo. “Un informe de la ONU explica los efectos de la ganadería intensiva en el deterioro ambiental. Sin dudas, la carne sintética tendría un menor impacto en el medio ambiente. Se trata de una carne que no proviene del cuerpo animal sino de unos cultivos de células madre musculares que se extraen de animales, pero sin dañarlos ni quitándoles la vida”, explicó.

En ese sentido, especificó: “Es una carne que se hace en laboratorios. Esas células madre se cultivan y se les promueve el crecimiento. Ahora, estas carnes sintéticas plantean un montón de interrogantes porque están en una fase inicial. Si bien en 2012 se presentó la primera hamburguesa con carne artificial en Londres, aún faltan estudios al respecto. De hecho, hay algunos que son contradictorios. Algunas investigaciones sugieren que hasta sería más contaminante que la producción de pollo y de cerdo, por ejemplo. Hay un informe de la Universidad de Oxford que muestra que esta carne emite más gases de efecto invernadero”.

Siguiendo la misma línea, la especialista comentó que desde el punto de vista de seguridad alimentaria de inocuidad, tiene riesgo potencial de contaminación bacteriana en cualquiera de las etapas de elaboración. “No está libre de potenciales efectos de contaminación bacteriana. También se le agregan factores de crecimiento y aditivos que, por el momento, no sabemos qué impacto producirán en la salud a largo plazo, por lo menos hasta que no haya estudios más profundos de larga data”, alertó

“Como experta en nutrición, todo lo que sea para disminuir y evitar el maltrato animal, siempre será bienvenido. Desde lo ético, esta carne sintética es mucho mejor que matar a un animal, claramente. No obstante, proviene de células madre musculares extraídas del tejido animal, cultivadas con factores de crecimiento en laboratorios. Es decir, sigue viniendo de un animal, pero se elabora a base de sus células madre. Además, habría que tener en cuenta que las personas que la consuman, igualmente estarían comiendo tejido vacuno. Parte de las células vivas son pluripotenciales y tienen capacidad tumoral. Además, van a ser mantenidas con factores de crecimiento y sustancias que tienen capacidades que habría que testear en humanos para ver cuál es su impacto real en el organismo”, señaló la también directora de Posgrado en Nutrición Vegetariana de la UBA y presidenta de SAMEV (Sociedad Argentina de Medicina de Estilo de Vida).

Para terminar, puntualizó: “Aún se necesitan más estudios sobre el tema. Hay un informe que muestra que estas células tienen un potencial regenerativo ilimitado, pudiendo acumular mutaciones genéticas con el tiempo”.

Te puede interesar