Los alimentos que sí debes lavar y los que no es necesario que laves

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
No es necesario lavar la carne, ni el pescado, ni los huevos ni los hongos
alimentos-lavar-4-516x315

Todos tenemos clara la importancia de una buena higiene para mantener la salud, pero quizás hoy en día, con el dichoso coronavirus acechando a la vuelta de cada esquina parece que le demos más importancia que nunca. Aunque en algunas ocasiones sea peor el remedio que la enfermedad.

Desde luego, los alimentos pueden ser uno de los mayores focos de infección, es lo que se conoce con toxiinfecciones alimentarias y son más frecuentes de lo que pensamos.


Por eso muchas personas, como prevención, limpian todo aquel alimento que se le pone por delante. Pero, ¿es correcto? ¿Realmente hay que lavar todos los alimentos antes de cocinarlos? La respuesta es no.

Para empezar, lo que sí debemos hacer es ser bien meticulosos a la hora de limpiar utensilios, superficies y por supuesto las manos, que de esto afortunadamente hemos aprendido mucho este último año, ya que de esta manera evitaremos las contaminaciones cruzadas, que no es otra cosa que la transferencia de agentes contaminantes de un alimento contaminado a otro que no lo está.

Que un alimento esté contaminado no es nada extraño, sobre todo cuando hablamos de alimentos frescos. Así que vamos a hacer un repaso de lo que sí y de lo que no debemos lavar.

Lo que sí debemos lavar

Verduras, frutas y hortalizas frescas

Estas han estado en contacto con el suelo y han vivido un largo peregrinaje hasta tu cocina: del campo en el que han sido tratadas muchas veces con contaminantes, son recolectadas, transportadas, expuestas en los mercados y han llegado a tu casa no exentas de microorganismos, insectos, tierra y fertilizantes. Por lo que lavarlas es más que recomendable.

Para higienizarlas correctamente no solo basta con agua, existen soluciones comerciales que nos pueden ayudar, pero también las podemos hacerlo con dos sencillas fórmulas que tal vez ya hayas utilizado:

Mezclando unos 3 litros de agua con una cucharadita (5 ml) de lejía y sumergir las verduras al menos 5 minutos.
Con una solución que consiste en diluir una vaso de vinagre en un litro de agua y sumergir las verduras durante 10 minutos.

Legumbres secas

Las legumbres pueden tener restos de polvo e impurezas. Por lo que lavarlas no está demás.

Lo mejor es sumergirlas en un bol con agua y frotarlas entres ellas para así desprender todas las impurezas que puedan contener.

Luego ya las podemos poner en remojo, en agua limpia para hidratarlas y luego cocinarlas con seguridad.

Quinoa

La quinoa además de poder contener impurezas tiene en su superficie un componente llamado saponina que debemos eliminar puesto que es tóxico.

En este caso, para lavarla bien pondremos la quinoa en un colador de malla fina y la lavamos bajo en grifo con agua fría unos dos minutos. De esta manera nos aseguraremos que no contengan saponinas.

Arroz

Lavar el arroz no solo nos va a permitir eliminar el arsénico que pueda haber en su superficie sino que también eliminaremos parte del almidón y esto hará que tus arroces queden más sueltos cuando lo cocines, ideal para cuando preparas recetas de arroz en seco (técnica utilizada en arroces de estilo asiático).

Para lavarlo puedes ponerlo en un colador y lavar bajo el grifo removiendo con la mano hasta que el agua salga transparente.

Alimentos que no debes lavar

Como te comentaba existen alimentos que no debemos lavar porque puede ser peor el remedio que la enfermedad y podemos acabar contaminándolo más o incluso contaminar al resto de alimentos que estamos preparando.

Carnes y pescados

En el caso de la carne y el pescado debemos evitar lavarlos puesto que el agua es un vehículo perfecto para facilitar la expansión de los microorganismos.

La mejor forma de higienizarlos es el calor, por lo que es recomendable cocinar siempre por encima de unos 65ºC.

Si quieres consumirlos en crudo, debes congelarlos antes de prepararlos. En este caso las recomendaciones han pasado de congelar 48 horas a congelar durante 5 días.

Huevos

Muchas son las personas que piensan que se deben lavar los huevos antes de guardarlos en la nevera.

No lo hagas, piensa que la cáscara del huevo es porosa y que al lavarlos podemos vehiculizar la suciedad al interior con el agua.

Si por lo que fuera encontraras un huevo sucio, lo puedes lavar justo antes de consumirlo y aun así, te recomiendo siempre secarlo antes de cascarlo con un papel de cocina.

Champiñones y setas

Si has comprado unos champiñones o setas y tienen restos de arena, no los laves con agua. Lo mejor es utilizar un cepillo que existe especialmente para esto o limpiarlos con un papel de cocina humedecido con un poquito de agua, uno a uno y con delicadeza.

Legumbres y verduras en conserva

Podemos tirar el líquido si no nos gusta, aunque en realidad es comestible, pero no es necesario lavarlas porque le podríamos quitar propiedades.

Ensaladas y verduras envasadas en bolsa

Ya están listas para su consumo y no es necesario lavarlas, pues corremos el riesgo de exponer los vegetales a las posibles bacterias que haya en la superficie de la cocina o en el fregadero. 

Te puede interesar