Dieta DASH: qué es y por qué reduce la hipertensión arterial

DIETAS Por Julia VOSCO
Prevenir la hipertensión y tratarla pasa por unos buenos hábitos de alimentación, ejercicio físico y evitar costumbres tóxicas y la dieta DASH está destinada a reducirla.
guisantes

No podemos negar que hasta hoy en día, y a pesar de toda la información que tenemos de nutrición, la incidencia de enfermedades crónicas y no transmisibles sigue siendo una cruda realidad en nuestra sociedad. La diabetes, enfermedades cardiovasculares y el cáncer, entre otras, son de los principales enemigos de nuestro sistema sanitario, que con mayores esfuerzos en medicina preventiva cambiarían el panorama que sufrimos hoy en día.

Un estilo de vida más saludable, en el que entra en juego nuestra alimentación sería la mejor herramienta para su prevención, pero una de esas patologías que convive con nosotros y que cada vez es más frecuente en edades más tempranas es la hipertensión

Prevenir la hipertensión y tratarla pasa por unos buenos hábitos de alimentación, ejercicio físico y evitar costumbres tóxicas, pero hoy te quería hablar concretamente de una dieta destinada a reducirla: La dieta DASH, cuyo nombre corresponde a las siglas en inglés:

Dietary 

Approaches to 

Stop 

Hypertension

¿En qué consiste la dieta DASH?

Como su nombre indica, es una dieta enfocada a disminuir los niveles de presión arterial y en ella se recomienda principalmente el aumento en el consumo de frutas, verduras, lácteos bajos en grasa, cereales de grano entero, legumbres, nueces y semillas. Por el contrario, trata de reducir la ingesta de carne roja, sodio, azúcar añadido y grasas saturadas. 

Además, se hace especial hincapié en alimentos ricos en minerales como el potasio, calcio y magnesio, que nos ayudan a regular los valores de la presión arterial. Algunos ejemplos de alimentos ricos en estos minerales son el aguacate, pepino, alcachofas, soja, yogur…

En relación con las proteínas, se recomienda dar preferencia a las de origen vegetal, a través de alimentos como las legumbres, nueces o semillas. Y las de origen animal es preferible elegir pescado, huevos, lácteos desnatados o carne magra.

Seguro que en este punto estarás pensando en qué tiene de diferente la dieta DASHcon nuestra dieta mediterránea y, si bien es cierto que ambas dietas tienen muchas similitudes, existen matices que las diferencian.

La dieta DASH, al contrario que la dieta mediterránea, recomienda un número determinado de porciones de alimentos a la semana, por lo que hay un mayor control de lo que comemos. Y en cuanto al tamaño de las porciones de alimentos se definen según los distintos grupos de alimentos. 

Cuando seguimos la dieta DASH, nos aconsejan disminuir la ingesta de sodio (presente en la sal de mesa y en muchos alimentos procesados) a unos niveles más bajos que la recomendación general, y en cuanto a los lácteos se recomienda que sean bajos en grasas o desnatados.

Recuerda que si quieres tratar la hipertensión arterial, no lo hagas nunca sin una supervisión médica y la ayuda de un nutricionista. Ten presente también que cambiar el estilo de vida es fundamental para su tratamiento, el ejercicio físico, la reducción del estrés y unos buenos hábitos de descanso y evitar sustancias tóxicas son la base para tener una vida más saludable.

Te puede interesar