Ideas para reducir la sal en tu dieta sin perder el sabor

Hoy en día las enfermedades cardiovasculares siguen encabezando la lista de los principales problemas de salud a los cuales nos enfrentamos y además, hay que decir que cada vez se sufren a una edad más temprana.
sal-516x315

A pesar de la cantidad de información que tenemos hoy en día en cuestión de nutrición, los alimentos ultraprocesados suelen consumirse aún en demasía, ya sea porque a veces parecen la opción más fácil cuando disponemos de un tiempo limitado o bien porque no hemos podido organizarnos. El problema es que estos suelen presentar un alto contenido en sal, grasas y azúcares.

Lo mismo nos pasa muchas veces a la hora de cocinar, pues en ocasiones y casi sin probar los alimentos añadimos sal a las comidas y quizás lo estemos haciendo en exceso.

La hipertensión es una de esas patologías cardiovasculares citadas y además es una de las principales causas de muerte prematura a nivel mundial. Se caracteriza por provocar una elevada presión sanguínea, lo que puede causar daños en los vasos sanguíneos. Podríamos decir que la hipertensión es considerada un “asesino silencioso” al tratarse de una patología crónica y que muchas veces no viene reflejada pro síntomas concretos.

¿Cómo podemos reducir consumir esa cantidad excesiva de sal que consumimos con la dieta?

Ahora te presento 4 trucos para disminuir el uso de la sal en la dieta.

Utilizar especias y condimentos
Como una alternativa saludable para aportar sabor a la comida sin necesidad de usar la sal, podemos utilizar las especias y condimentos. Además, hay una gran variedad de especias con aromas y sabores característicos, por lo que según la especia utilizada podemos dar un toque u otro al plato. 

Las especias y hierbas aromáticas nos ayudan a hacer platos más atractivos y exóticos. Así, utilizando el comino y hierbabuena podemos preparar platos que nos recuerdan a Marruecos, o podemos viajar hasta India a través de la cúrcuma y canela.

Elegir alimentos frescos
 Como te he comentado antes, los ultraprocesados que consumimos pueden contener grandes cantidades de sal, por lo que utilizar alimentos frescos favorece a conseguir una alimentación saludable y variada podemos obtener la cantidad suficiente de sal.

De esta forma, es más saludable preparar un caldo en casa que comprar un caldo ya preparado del supermercado y ni qué decir de los cubitos de sal, que tienen un alto contenido de sodio.

Utilizar vinagre o zumo de limón o lima
Otra opción para reducir la sal en la dieta es el uso de vinagre o zumos de frutas, como el zumo de limón o lima. Al utilizar el zumo de limón/lima, podemos dar ese toque extra de frescor al plato. Además, el limón es un cítrico que aporta vitaminas y antioxidantes, lo que beneficia la salud.

El vinagre se puede utilizar para hacer encurtidos o aliñar nuestra ensalada favorita, pero además, junto con el zumo de limón o lima nos pueden llevar hasta los países asiáticos.

Tener cuidado con los encurtidos/enlatados.
Los encurtidos pueden ser una opción saludable, pero hay que tener en cuenta que en algunos casos pueden contener un elevado contenido de sal, por lo que para quitar la cantidad excesiva de sal podemos lavar un poco el alimento con agua antes de consumirlo.

Por supuesto recuerda que es recomendable no sacar el salero a la mesa para evitar la tentación de añadir más sal a última hora en tu plato.

Te puede interesar