Las 4 razones por las que una mascota ayuda a combatir la soledad

NOTICIAS DE INTERÉS Por Carola LEVI
Es una buena compañía y da alegría. Pero sobre todo, estructura la vida cotidiana porque requiere de alimentos y necesita recibir otros cuidados.
S5EEEK6ANREKVN4BPG72CJBPHY

Contar con una mascota en el hogar ayuda a que la persona se sienta más segura de sí misma y más protegida. También puede ayudar a evitar el sentimiento de soledad, ya que su compañía estimula el contacto físico y la comunicación.

Frank Nestmann forma parte de un grupo de investigadores de la Universidad Técnica de Dresde, en Alemania, que estudia la relación entre los animales y los humanos. Entre las razones por las que asegura que las mascotas son buenas aliadas contra la soledad, destaca las siguientes:


Estructuran la vida cotidiana: la mascota debe ser alimentada y recibir cuidados. De esta manera, la persona se siente útil y eso, a su vez, aumenta la propia autoestima.
Generan un vínculo similar al de madre e hijo: se libera una “hormona de unión” cuando una persona cuida de un animal.
Benefician la salud emocional: acariciar y entretenerse con la mascota es de gran ayuda, sobre todo en el caso de un adulto mayor que no tiene otras posibilidades de experimentar la cercanía y el afecto de otra persona.
Promueven la comunicación interpersonal: cuando se pasea con el perro se entra mucho más rápido en contacto con otras personas que cuando se camina sólo.
¿Una mascota sustituye el vínculo con otro ser humano?
“Más gente voy conociendo, más quiero a mi perro”, dice un viejo refrán. Petra Karolewicz, experta en mascotas, opina: “Seguramente hay gente que siente eso. Mientras esa persona y el animal se sientan cómodos de esta manera, está bien”.

Por otro lado, Annette Rost, de la Asociación Protectora de Animales de Berlín, Alemania, asegura que si bien es muy enriquecedor que una persona solitaria conviva con un animal doméstico, “es importante respetar las necesidades del animal: no hay que tratarlo como a un ser humano”.

“Después de todo, un gato sigue siendo un gato y un perro sigue siendo un perro. Y sería triste si alguien tuviese como único contacto social a su mascota”, añade.

La demanda de mascotas aumentó en tiempos de pandemia
Rost revela que una gran cantidad de refugios, sobre todo los más pequeños, dieron muchos animales en adopción al comienzo de la pandemia del coronavirus.


Uno de los refugios de animales que tuvo una gran demanda se encuentra en la localidad de Fulda Hünfeld, en el centro del país. “Ha aumentado sobre todo la demanda de gatos”, cuenta su directora, Eva-Maria Stollberg.

Según se cree, esto se debe a que mucha gente piensa que los gatos son más fáciles de criar que los perros. “Pero esto no es cierto, especialmente si se mantiene a un gato exclusivamente adentro de un departamento”, destaca la experta de la consultoría “Catissimio” en la ciudad de Hamburgo.

La mascota necesita algo más que comida, agua y visitas periódicas al veterinario. “Los dueños deben satisfacer las necesidades de ejercicio, de juego y aventura del animal”, subraya Karolewicz. De lo contrario, agrega, pueden surgir problemas de comportamiento, enfermedades o incluso depresión.

Te puede interesar