Cómo lavar y esterilizar la copa menstrual

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
Hay que desinfectarla y hervirla bien antes y después de cada menstruación.
DQ2HWTCSZVBDVGP4XTAT6UFZOM

Es una alternativa más ecológica a otros artículos higiénicos femeninos. Está fabricada con silicona de grado médico, para que no acumule gérmenes ni altere el pH vaginal. Sin embargo, hay casos de infecciones generalizadas que la pusieron bajo la lupa.

“Las recomendaciones son las mismas tanto para el uso del tampón como de la copa: no usarla más de seis horas seguidas e higienizarla muy bien”, sugiere a Con Bienestar Bárbara Seybold (M.N.110.087), especialista en ginecoendocrinología del Hospital Nacional Posadas.

Cómo se usa la copa menstrual
Antes de tocar la copa, siempre hay que lavarse las manos. El material es flexible, así que previo a insertarla en la vagina, hay que plegarla para que, una vez adentro, recupere su forma natural, adaptándose a la anatomía de cada mujer. Algunas marcas cuentan también con aplicadores que facilitan este paso.

“Hay que levantar una pierna: la izquierda si la mujer es diestra o la derecha, si la mujer es zurda. Con la mano hábil hay que plegar la copa con el dedo índice en el medio como para que quede una forma de U o una C. Con esta forma se introduce hasta al fondo y se suelta dentro de la vagina”, describe Seybold.

Durante el período, después de vaciarla, hay que limpiarla sólo con agua y asegurarse de que se vayan todas las manchas. Nunca usar alcohol. Una vez finalizado el ciclo “se debe hervir durante cinco minutos”, dice la especialista.


Este procedimiento se puede hacer en un pote esterilizador específico que se consigue en cualquier farmacia. Hay que guardarla allí mismo o en una bolsa de tela hasta la siguiente menstruación.

“Tanto para extraer la copa como para introducirla hay que estar tranquilas y relajadas, resulta fácil con la práctica”, sostiene Seybold. Para extraerla, hay que empujar hacia abajo con los músculos vaginales –los del suelo pélvico–, hasta que se pueda agarrar el tallo. Luego, presionar con el dedo índice sobre la pancita de la copa para liberar el sellado con la pared vaginal, y así poder sacarla sin problemas y, fundamentalmente, sin dolor.

Consejos para sacar el mal olor de la copa menstrual
Después de varios usos, la copa podría desprender un ligero olor desagradable. No es normal, por lo que hay que detectar qué lo está produciendo y solucionarlo.

Un motivo puede ser que no se esté lavando bien y queden restos de sangre. Por esto, es importante higienizarla y secarla muy bien antes de guardarla (lo ideal es hacerlo al aire, en un lugar bien ventilado).


Guardarla en un recipiente hermético que no deje transpirar bien el material con el que está hecha la copa, también puede hacer que desprenda aromas nada agradables. Lo mejor es usar una bolsita de un material permeable como el algodón para conservarla en buen estado.

Te puede interesar