Tener papada puede aumentar las posibilidades de sufrir problemas de corazón

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
Evitar la acumulación de grasa en el cuello es tan importante como en el abdomen. Su presencia en esa zona puede indicar riesgo de diabetes tipo 2 o de alguna enfermedad cardiovascular.
4F4TMJLKC7NRKTCDBV45HVT6CM

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) concluye que la papada es un factor que revela la posibilidad de tener adiposidad central y problemas de corazón.

Hasta ahora, se consideraba a la acumulación de grasa abdominal como uno de los factores más relacionados con el riesgo cardiometabólico e inflamación crónica de bajo grado. Sin embargo, este trabajo deja al descubierto que el estudio de otros depósitos grasos, así como su relevancia clínica y biológica, podrían quedar en segundo plano.

“Curiosamente, varios informes han mostrado que la acumulación de grasa en el cuello, tanto depósitos superficiales (la papada) como los depósitos más profundos, situados entre músculos y alrededor de las vértebras cervicales, aumenta de forma directamente proporcional al peso o adiposidad de la persona, siguiendo patrones específicos de acumulación, según el sexo”, explica la investigadora María José Arias Téllez, una de las autoras principales de este trabajo.


La investigación muestra que la acumulación de grasa en el cuello medida con tomografía computada, así como su distribución en diferentes áreas, se asocia con mayor adiposidad total y central, mayor riesgo cardiometabólico y un estatus más pro-inflamatorio en adultos jóvenes sanos, de forma independiente a la cantidad de grasa total y visceral.

Según Francisco Miguel Acosta Manzano, otro de los investigadores principales, estos resultados refuerzan la necesidad de seguir indagando en esta nueva línea, con el objetivo de entender el efecto de la acumulación de grasa en la parte superior del tronco (incluyendo el cuello), y sus repercusiones en el riesgo cardiometabólico y la inflamación.

“Aún tenemos mucho que hacer al respecto, ya que es necesario investigar el tejido adiposo del cuello en mayor profundidad para entender su rol patogénico en la obesidad y comorbilidades asociadas, así como entender su importancia biológica. Además, apenas tenemos conocimiento acerca de las características morfológicas o moleculares de los adipocitos de estos depósitos, por lo que la implementación de estudios básicos será necesaria”, concluyeron los autores del estudio.

Cómo quitar la papada
La aparición de grasa debajo del mentón es una característica propia de algunas personas con sobrepeso. En casos concretos, da lugar a un pliegue originando lo que se conoce como doble mentón. También influye el factor del envejecimiento de la piel o incluso la genética.

Es común pensar que se da con mayor predominancia en el género masculino, pero esta condición afecta en igual medida a ambos géneros y no existen estudios que puedan confirmar alguna prevalencia en hombres o mujeres. La papada aparece en mayor medida a partir de los 40 años.

Para quitarla, lo primero que indican los especialistas es estar en un peso saludable que se logra con una dieta balanceada y con ejercicio regular.

Si aún así persiste la acumulación localizada, puede eliminarse en una intervención como la liposucción, o en varias sesiones de radiofrecuencia, mesoterapia o láser lipolítico, que son tratamientos estéticos.

Te puede interesar