Las ocho claves para evitar la intoxicación por comida

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
Hay que seguir pautas de higiene y de manipulación de alimentos.
Y5PHGOSP5NFN3POTD6IW3Y24JI

En la localidad de Maipú, en Mendoza, un hombre y su seis mascotas murieron y se presume que fue después de haber comido milanesas en mal estado. Los médicos que atendieron a la víctima le habían diagnosticado una gastroenteritis severa. Más allá de ésta y otras experiencias trágicas similares, vinculadas a la alimentación, lo cierto es que con el calor, las bacterias se reproducen más rápido y, en este contexto, resulta vital extremar los cuidados al momento de preparar, cocinar y conservar los alimentos para prevenir enfermedades.

Casi siempre, esta época del año invita a comer fuera de casa. Los asados, las picadas y los picnics no pasan los controles de seguridad que se suelen seguir en los hogares, y es factible que se produzca una relajación de las pautas más básicas de manipulación de alimentos.

“La mayoría de los casos de intoxicación de este tipo se da a raíz de bacterias, parásitos o virus que se encuentran en el alimento en mal estado”, advierte a Con Bienestar Teresa Cóccaro, nutricionista (M.N. 5.705).

Mantener la cadena de frío es una de las principales recomendaciones de los expertos para evitar contraer enfermedades peligrosas como la Salmonella y la Escherichia coli (ambas producidas por bacterias que pueden generar trastornos intestinales).

Cómo usar el freezer y la heladera en verano
Para los alimentos que deban refrigerarse se recomienda colocar el freezer a una temperatura de unos –18 º C, lo que permite detener el desarrollo de microorganismos.
Para los alimentos que se almacenen en las heladeras, la temperatura no debe ser superior a los 5° C. En este punto, es importante no dejar los productos que se están utilizando mucho tiempo fuera del frío, y, también, evitar abrir la heladera en forma frecuente.
Los alimentos de mayor riesgo suelen ser los huevos crudos o poco cocinados en preparaciones como la mayonesa. También la carne de ave mal cocida y las comidas preparadas que se dejaron a temperatura ambiente durante un par de horas.

Con el fin de evitar intoxicaciones alimentarias, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SeNaSa), recomienda las siguientes pautas:

Consumir alimentos tratados de forma higiénica; evitar ingerir leche cruda; y asegurarse de que las carnes rojas y blancas se mantuvieron a temperaturas de refrigeración o congelación adecuadas.
Cocinar bien los alimentos, ya que el calor actúa de higienizante y destruye los microorganismos.
No dejar los alimentos cocinados a temperatura ambiente. Si no se los va a consumir enseguida, mantenerlos bajo la acción del calor (por encima de 60° C) o del frío (menos de 7° C).
Evitar la contaminación cruzada entre alimentos crudos y cocidos: que no tomen contacto entre sí en la heladera.
Propiciar un entorno higiénico a la hora de manipular los alimentos (lavado de manos, de utensilios, trapos y manejo de la basura).
Impedir que los alimentos entren en contacto con insectos o animales, ya que pueden ser portadores de patógenos.
Asegurarse el acceso a agua potable para beber y preparar alimentos.
No romper la cadena de frío.

Te puede interesar