Qué es la grasa parda y por qué ayuda a adelgazar

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
¿Y si te cuento que existe una grasa que ayuda a adelgazar? Claro, creerás que me he vuelto loca o que es el «Día de los Inocentes». Pero no, sigue leyendo, que te cuento…
grasa-parda-y-grasa-blanca.001-516x315

Desde luego, a nadie le gusta tener grasa de más, pero no es tan mala como la pintamos. Piensa que la grasa es un componente fundamental de nuestro organismo y entre otras funciones tiene principalmente una función estructural, una función de protección, una función energética y una función metabólica.

 

Cuando existe un aumento del volumen del adipocito (célula grasa) o peor aún, si aumenta el número de adipocitos se producirá sobrepeso u obesidad. Y no solo debemos pensar que es un problema estético sino que este aumento puede estar asociado a:

Las enfermedades cardiovasculares (en su mayoría las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares). Una de las principales causas de muertes.
La diabetes.
Los trastornos del aparato locomotor.
Algunos tipos de cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon).
Pero no toda la grasa corporal es igual. Existen dos tipos de grasas que es interesante conocer para entender sus diferencias tanto en su aspecto como en sus funciones:

Tejido graso blanco o amarillo (WAT).
Tejido graso pardo o marrón (BAT).
Tejido graso blanco o amarillo

Este tipo de grasa es el principal compartimento de energía de los mamíferos y se localiza por todo el cuerpo y el tejido graso visceral. Se caracteriza porque los adipocitos contienen una única vacuola de lípidos y almacena el exceso de energía en forma de triglicéridos. Poseen pocas mitocondrias y un núcleo localizado periféricamente.

El tejido graso blanco representa un órgano endocrino que segrega hormonas como:

Leptina.
Adiponectina.
Estas hormonas participan en la regulación de la saciedad y sensibilidad a la insulina.

Tejido graso pardo o marrón

Este tipo de grasa es más escaso en nuestro organismo y se localiza en zonas más concretas:

Depósito graso interescapular.
Supraclavicular.
Suprarrenal.
Pericardial.
Para-aórticos.
Alrededor del páncreas.
Riñones.
Tráquea.

El tejido graso pardo, a diferencia del tejido graso blanco contiene un alto número de mitocondrias que le aportan esa coloración parda, un núcleo central y pequeñas gotas de lípidos. Para que funcione necesita de una cantidad de energía mayor y por eso nos puede ayudar a adelgazar.

El tejido adiposo pardo tiene una función termorreguladora. Es el encargado de generar calor. Por esta razón, en los bebés (cuyo porcentaje de grasa parda es mayor) representa un órgano de supervivencia, ya que estos no pueden moverse y el tejido graso pardo les va ayudar a termoregularse. Por lo que podemos decir que este tejido graso se estimula con el frío.

El tejido adiposo pardo en los adultos representa un menor porcentaje del tejido graso total y su estimulación puede ser clave para ayudar a regular el peso corporal y las enfermedades asociadas al mismo.

¿Cómo podemos activar el tejido graso pardo?

Activemos el tejido graso pardo con:

Con un poco de frío al cuerpo, ya que cuando pasamos frío se estimula la termoregulación y se quema más grasa para generar calor.
Al estimular la melatonina: existen estudios que demuestran que la melatonina estimula  la grasa parda. La melatonina es una hormona inductora al sueño. Por lo que un correcto descanso es primordial. Procura no tener luces encendidas cuando duermas ni utilices dispositivos electrónicos cuando te vayas a acostar.
Al practicar ejercicio físico: nos ayuda a reducir la grasa blanca y estimula la grasa parda por acción de la irisina.
Al comer manzanas y peras con su piel: contiene ácido ursólico que activa la grasa parda

Te puede interesar