Cómo evitar toxiinfecciones alimentarias durante el verano

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
Una toxiinfección alimentaria es una enfermedad producida por un alimento contaminado por toxinas, que fabrican algunos microorganismos que pueden reproducirse gracias a la temperatura y composición de los mismos.
images?q=tbn:ANd9GcTR_nf_JZr4r6_ASDw-tQZg9rThw-PsnkvF2Q&usqp=CAU

¿Por qué aumentan en verano?

Las toxiinfecciones causadas por alimentos aumentan masivamente en verano por diferentes causas:

Las temperaturas más altas de verano favorecen el crecimiento y la proliferación de microorganismos.
Es fácil que se rompa la cadena del frío, momento que aprovechan los microorganismos para crecer en nuestra comida. 
La falta de higiene o una mayor relajación a la hora de preparar los alimentos.

Alimentos con los que tener especial cuidado

Huevo crudo. Las preparaciones que contengan huevo crudo como las salsas tipo mayonesa. Os recomiendo que si la hacéis casera hagáis una medida justa para que no sobre y la toméis en el momento. Las salsas ya preparadas intenta consumirlas en un periodo corto de tiempo, una vez abiertas. 
Pescados y mariscos. En verano nos apetecen más cosas frías como tartares de salmón o atún crudo en ensalada o boquerones. Hay que tener mucho cuidado cuando comemos pescado crudo y asegurarnos siempre de que ha sido congelado al menos cinco días antes, con el objetivo de prevenir la infestación de anisakis.
En cuanto a los moluscos debemos asegurarnos de que son de buena calidad y de que están en buen estado. Existen algunas toxinas que no alteran el sabor de los mariscos. 

Ensaladas y verduras crudas, en verano priorizamos las ensaladas y verduras en crudo, y es una fantástica opción. Eso sí, hay que lavarlas muy bien antes de tomarlas. 
Cualquier alimento ya cocinado que no consumamos en el momento tendremos que refrigerarlo rápido, ya que a mayor tiempo sin estar refrigerado hay mayor probabilidad de proliferación y crecimiento de los microorganismos. 
Helados, horchatas y batidos, al romperse la cadena de frío pueden ser un excelente caldo de cultivo para los microorganismos.

Evitar toxiinfecciones en verano

Para poder evitar las toxiinfecciones te dejo unos consejos que podrán ayudarte a mantenerlas alejadas de tus deliciosos platos.

Al igual que hemos aprendido durante este crisis del Covid- 19, lavarse las manos es clave para no transmitir ningún tipo de microorganismo a nuestros alimentos. Se igual de precavido en la cocina. Lávate las manos con agua y jabón, no solo con agua que lo único que hará será diseminar y vehiculizar más los microorganismos.

Lavar bien tanto los alimentos como los utensilios que vamos a utilizar (cuchillos, tablas, platos…), para evitar contaminaciones cruzadas. Si usas una tabla y cuchillo para cortar un alimento crudo, antes de usarla para otro alimento te recomiendo que o bien la laves (con agua y jabón), o bien utilices otros diferentes.

Selecciona bien los alimentos. No utilices ningún alimento estropeado (con un golpecito). Siempre prioriza alimentos frescos y de buena calidad.

Conservar los alimentos correctamente (en cuanto puedas conservarlos en la heladera, no los dejes demasiado tiempo a temperatura ambiente) y consumirlos en la mayor brevedad posible, máximo mantén los alimentos 3 días en la nevera. Si ves que se va a alargar este tiempo por algún viaje puedes plantearte congelarlos. Lo ideal para que no acabes tirando comida sería una buena planificación.

Cocinar los alimentos por encima de los 60º- 70ºC, ya que a temperaturas tan altas podemos eliminar muchos de los microorganismos, aunque no todos. Por lo que ten especial cuidado si eres amante de los ceviches y tartar en la época estival. Consúmelos inmediatamente después de su preparación y así evitarás disgustos.

No romper la cadena del frío. es importantísimo mantener, conservar y transportar los alimentos en una temperatura estable. Esto significa que cuando hagamos nuestros picnics playeros o de montaña deberemos tener las máximas medidas higiénicas, seleccionar mejor los alimentos que vamos a transportar e intentar no romper la cadena de frío hasta que consumas los alimentos. 

¿Cómo sé si tengo una toxiinfección?

Los síntomas más comunes que producen las toxiinfecciones son los siguientes:

Dolores abdominales
Náuseas y/o vómitos
Diarreas
Fiebre
Malestar general
Dolor de cabeza
Enrojecimiento de algunas zonas del cuerpo

Aunque a veces pueden darse todos, ninguno o algunos de estos síntomas, es muy importante si notas alguno de ellos  que acudas al médico urgentemente y mientras tanto hidrátate correctamente ya que muchas de las sintomatologías están relacionadas con la deshidratación. Una vez en el médico, sigue la pauta recomendada y no te tomes a broma las intoxicaciones alimenticias ya que pueden ser muy peligrosas

Te puede interesar