La vida después de un ACV: cuáles son las técnicas de neurorehabilitación que más ayudan

SALUD Por Carola LEVI
Con voluntad, perseverancia y un equipo de distintos profesionales trabajando juntos, se puede lograr la recuperación
MISMJXVFS5FNXHUBR7WEPM7GFM

El Accidente Cerebro Vascular (ACV) es una lesión en el cerebro ocasionada por la interrupción de la irrigación sanguínea. Una vez que el paciente supera la emergencia médica y despierta, se puede encontrar con diferentes signos y síntomas como secuelas y allí es donde comienza otra etapa, la de la neurorehabilitación.

 La duración del tratamiento varía según presente problemas para caminar, expresarse y comprender, parálisis o entumecimiento del rostro, brazos o piernas, espasticidad, entre otros. Es una etapa en la que hay que poner mucha voluntad y perseverancia, acompañado de un equipo de distintos profesionales trabajando juntos en forma interdisciplinaria para lograr su recuperación.

¿A dónde tengo que ir cuando recibo el alta en el hospital?

Cuando la persona despierta está consciente, con un determinado nivel de funcionalidad, y en base a ese nivel hay diferentes opciones para comenzar la neurorehabilitación.

Según las necesidades que requiera existe el servicio de kinesiología a domicilio, de consultorios externos para recibir atención en forma ambulatoria, y los centros especializados donde la persona se debe internar para recibir una rehabilitación intensiva de entre dos meses hasta un año según cada caso.

En esta última modalidad se realizan diferentes terapias en forma diaria bajo el ideal de “buscar la total recuperación del paciente”. Cuenta con la atención de especialistas en medicina clínica, neurología, fisiatría, urología, psiquiatría, enfermería y, también, dentro de las diferentes profesiones de terapeutas rehabilitadores tendrá acceso a los servicios de kinesiología motora y respiratoria, terapistas ocupacionales, fonoaudiología y psicología.

En el campo de la kinesiología hay varias especializaciones:

Rehabilitación Cardio-Respiratoria
Traumatología
Neurología
Dentro de esta última existen diferentes técnicas mundialmente reconocidas como métodos y conceptos basados en el estudio de la neurociencia para tratar este tipo de patologías. Entre ellas: el Concepto Bobath, Método Kabat, Método Perfetti, Método Votja, el concepto Halliwick, Estimulación eléctrica funcional y Técnica , etcétera.

¿Qué sucede con los pacientes derivados directamente a sus casas en vez de a un centro especializado?

Esto puede ser lo correcto en el caso de los pacientes de rápida recuperación, y deberán contar con un profesional, terapista, especializado en las áreas de rehabilitación.

Cuando no corresponde que el paciente se encuentre en su domicilio, el médico a cargo aconseja su internación debido a la importancia que tiene el tiempo en la recuperación de la patología.

El tiempo es crucial y mientras más temprana sea la intervención, mayores son las posibilidades de recuperación y menores las posibilidades de quedar con secuelas. Un signo clásico en pacientes con ACV, así como en otras patologías es la espasticidad.

Espasticidad, ¿qué es y cómo se trata?

En pocas palabras es la contracción constante de un grupo de músculos que no puede relajarse debido a la lesión cerebral que se trata con muchos de los métodos y conceptos descriptos anteriormente utilizados en la kinesiología. Muchas veces termina siendo necesaria la aplicación de toxina botulínica más conocida como bótox o la ingesta de medicamentos como el Baclofeno y el Cannabis Medicinal.

Los individuos no responden de la misma manera al mismo tratamiento, por lo que es beneficioso que los profesionales cuenten con diferentes conocimientos o herramientas para aumentar la posibilidad de recuperación en menor tiempo.

Desde el área kinesiológica el profesional puede utilizar punción seca tanto en adultos como en pediatría. Esta técnica es una de las que más rápido otorga resultados, aunque no perdura en el tiempo, ya que trata la consecuencia y no la causa. De aquí la importancia de utilizarla en conjunto con otros métodos científicamente avalados que el profesional especializado sabrá complementar en su plan de tratamiento.

Se la puede describir como el uso de agujas de acupuntura con técnicas específicas para normalizar el tono del músculo, buscando inhibir la espasticidad para acelerar el proceso de recuperación, y que el paciente tenga un tiempo de tratamiento, y por ende de internación, más corto.

En la Argentina crece la cantidad de profesionales que se capacitan cada año en esta técnica, ya que ha demostrado, y puedo dar fe por mi experiencia profesional, que da los resultados esperados como una herramienta más en el plan de tratamiento y se obtienen efectos tanto en bajar la espasticidad, también en otros síntomas asociados, como el dolor neuropático, y funciona de co-ayudante con el uso de medicamentos analgésicos.

Te puede interesar