Por qué la kombucha puede ayudar al intestino tras los excesos

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Julia VOSCO
Tras el excesos de dulces, harinas refinadas y grasas saturadas durante las fiestas, nuestra microbiota necesita un respiro.
kombucha_p

Retomar los hábitos saludables primando las verduras, las frutas y las hortalizas en la dieta puede contribuir a que alimentemos las bacterias «buenas» del intestino. Pero además también podemos ayudarnos de algunos productos específicos que nos ayuden a reequilibrar el organismo, como los probióticos.

Precisamente la kombucha que propone el Chef Bosquet en esta nueva receta para ABC Bienestar ha sido fermentada de modo natural y aporta microorganismos que benefician el sistema digestivo y contribuyen al aumento de las bacterias buenas de la flora intestinal. Además contiene ácidos orgánicos (o ácidos de cadena corta AGCC), que se producen en el proceso de fermentación y que ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y los de colesterol. Otro de sus beneficios es que no lleva azúcares añadidos y que además aporta anitoxidantes, pues el té verde que se utiliza para crear el producto contiene polifenoles.

Cómo se elabora la kombucha
En primer lugar se infusiona el té verde (variedad Sencha) junto con azúcar de caña orgánico. Después se introduce la infusión en un tanque de fermentación junto con el SCOBY (Symbiotic Colony of Bacteria and Yeast). Se deja fermentar unos 15 días. Esto provoca la transformación del azúcar en probióticos vivos, ácidos y enzimas orgánicas. Por último, se añaden sabores naturales y se endulaza con un toque de estevia, una planta que pertenece a la familia de las Chrysanthemum, que crece en Brasil y Paraguay. No contiene fructosa y es 300 veces más dulce que el azúcar.

Preparación
Lo primero que haremos será machacar unas frambuesas con un tenedor. Si no consigues frutos frescos recuerda que las congeladas pueden dar el mismo resultado. Una vez machacadas se colocan en el fondo del vaso.

Después picamos las hojas de hierbabuena fresca y las añadimos al vaso.

Por último añadimos hielo, la kombucha (Miwi de frutos rojos, hibiscus y granada) y decoramos con una rodaja de naranja. Antes de consumir removemos ligeramente.

Te puede interesar