Cómo es el plan détox para la piel de la cara

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
Reduce al mínimo el ritual de belleza para mejorar las defensas cutáneas. Antes de tomar una decisión e inclinarse por una moda, lo ideal es siempre consultar con un médico.
WRZLW7IEUBGSTFQDVO2B7X2CDM

Es una práctica que implica una rutina para “desintoxicar” el cutis, evitando usar cualquier tipo de producto, loción, crema o sustancia. El objetivo es que la piel “respire” y la oleosidad natural se neutralice. Pero... ¿Es bueno pasar de un extremo a otro?

“Hay que pensar que esta práctica viene de una cultura como la de Japón: no tienen demasiada exposición al sol y llevan, en gran medida, una dieta estricta, rigurosa y libre de toxicidades como el cigarrillo”, explica a Con Bienestar la dermatóloga Irene Bermejo (M.N. 60.438).

La técnica que conquistó a aquellos que buscan una rutina de belleza más minimalista indica eliminar todo tipo de tratamiento de cuidado e higiene facial. Puede ser durante uno o varios días, una semana o incluso un mes entero, depende de lo que se busque.

El argumento para hacerlo se basa en que la piel tiene sus propios mecanismos de hidratación, que se interrumpen con el uso (y sobre todo abuso) de productos cosméticos.

En efecto, la ciencia confirma que una piel sana tiene la capacidad natural de mantener la humedad que necesita. La epidermis, la capa más externa (las otras dos son la dermis y el tejido subcutáneo en orden desde fuera hacia dentro), es la que se encarga de evitar que se deshidrate.

“Hay que tener cuidado, en especial, si quien quiere realizar esta práctica es una persona con piel atópica, alérgica o seca, porque la piel puede caer en un resecamiento o en un estado eczematoso, con ardor, molestias o enrojecimiento”, advierte Bermejo.

Aunque una mayor oferta no implique automáticamente que se vaya a usar todo lo que hay en el mercado ni tampoco se puede generalizar, “es cierto que hay muchas personas que abusan de los cosméticos”, afirma la especialista.

Sin embargo, es preferible no pasar de un extremo a otro, por lo que basta con reducir el número de productos de belleza que se usan a diario, recomienda.

Para aquellos que con sus pieles sanas deciden ayunar, esta tendencia los puede beneficiar de muchas formas. Puede servir para ir probando los cosméticos que se estaban usando de a uno, seleccionar aquellos que son de preferencia, y descartar los que no funcionan.

La dermatóloga sugiere que hay tres que no se deberían eliminar: el limpiador, que debe ser suave, el tónico y una crema hidratante.

“Antes de tomar una decisión e inclinarse por una moda, lo ideal es siempre consultar con un médico dermatólogo o especialista en cuidados de la piel. Será el profesional el que, según el cutis de cada persona, elegirá el tratamiento más adecuado para cubrir las necesidades”, sugiere Bermejo.

Te puede interesar