Celiaquía: cómo saber con certeza si padecés la enfermedad

En la Argentina, afecta a uno de cada 100 habitantes. Una alimentación libre de gluten ayuda a aliviar sus efectos.
SM-CELIAQUIA

La intolerancia al gluten se debe confirmar con exámenes de sangre, endoscopia digestiva y biopsia duodenal. Es importante tener en cuenta que algunos productos de higiene y cuidado corporal que contengan gluten pueden generar algún tipo de reacción en la piel de las personas celíacas. En este caso, se aconseja evitar el uso de este tipo de productos que contengan TACC en su composición.

“No tiene cura, su único tratamiento es la dieta libre de prolaminas tóxicas. Es de suma importancia que los pacientes celíacos cumplan el tratamiento desde el cuidado en la alimentación y manipulación de los alimentos”, explica Teresa Cóccaro, nutricionista (M.N. 5.705).

La especialista indica que no existen grados de celiaquía, pero sí es cierto que los síntomas son muy variables y no siempre son digestivos, como diarrea o distensión, sino que también pueden pasar desapercibidos durante años como la anemia o la infertilidad.

En cambio, el daño intestinal es igual para todos. Cuando una persona celíaca consume algún alimento con gluten su intestino se daña y se vuelve incapaz de absorber nutrientes necesarios para mantener saludable al organismo. Es importante destacar que las mínimas cantidades ingeridas, ya sean voluntarias o involuntarias, provocan estos daños.

Los familiares de sangre de una persona con celiaquía siempre tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad, aunque no presenten síntomas. En estos casos se recomienda que se realicen las pruebas diagnósticas para descartar o confirmar la patología y poder llevar una vida saludable.

A qué síntomas estar atentos
Se puede sospechar la celiaquía cuando se presentan signos clínicos de carencias vitamínicas o manifestaciones físicas. Los síntomas pueden variar significativamente de una persona a otra, razón por la cual su diagnóstico suele retrasarse. Las características clínicas difieren según la edad:

En la infancia, se presenta diarrea crónica (por mala absorción de los alimentos), talla baja, distensión abdominal, vómitos, hipotrofia muscular, irritabilidad y anemia.

En adolescentes, aparece dolor abdominal, falta de ánimo, retraso puberal, menarca tardía, cefaleas, diarrea y frecuentemente baja talla comparativa con los hermanos, estreñimiento, aftas recurrentes, anemia, dermatitis, entre otros.

En los adultos, se observa diarrea crónica, carácter irritable, disminución de apetito, pérdida de peso, anemia, dermatitis, osteoporosis, fracturas, abortos espontáneos, menopausia precoz, colon irritable e infertilidad.

Hay dos análisis de sangre que pueden ayudar a diagnosticar la celiaquía:

Las pruebas serológicas: buscan anticuerpos en la sangre.
Las pruebas genéticas: para antígenos leucocitarios humanos (HLA-DQ2 y HLA-DQ8).

Qué es el gluten
El gluten es una mezcla de gliadinas y gluteninas, proteínas que no son completamente digeridas por las enzimas intestinales. Esta digestión parcial puede ocasionar inflamación intestinal. La mayoría de las veces, estos eventos no presentan consecuencias anormales a excepción de las personas genéticamente predispuestas, en quienes el sistema inmunológico reconoce erróneamente al gluten como un patógeno pudiendo esta reacción conducir a un proceso crónico de inflamación originalmente intestinal.

Te puede interesar