Coronavirus: por qué el rebrote en Europa podría complicar el plan de vacunación en el país

SALUD Por Carola LEVI
La dureza de la segunda ola en el hemisferio norte podría provocar que en esos países se necesiten muchísimas más dosis iniciales, lo que provocaría un “cuello de botella” en desmedro de países como Argentina. Además la mayoría de las farmacéuticas ya redujo sus estimaciones de producción.
312937_3263200020

Desde que comenzó la búsqueda de una vacuna efectiva contra el coronavirus ya se sabía que la demanda iba a ser claramente superior a la oferta de la inmunización en todo el mundo. Pero no todos pronosticaban una segunda ola del Covid-19 en Europa, y mucho menos que ésta pudiera provocar un “cuello de botella” que complicase el proceso de vacunación en Argentina.

Uno de los especialistas en salud que cree que esto puede suceder es Adolfo Rubinstein, ex ministro del área durante la gestión de Mauricio Macri y quien sufrió inconvenientes con la compra de la vacuna contra la meningitis a través del Mecanismo COVAX que depende de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Si bien es correcto pensar que la segunda ola en Europa y Estados Unidos no debería alterar la provisión de vacunas en Latinoamérica, porque se supone que la demanda tiene que ver con la población ‘blanco’ (en el sentido de ‘objetivo’), la que se va a beneficiar con la vacuna, lo que ocurre es que como esa segunda ola está impactando muy fuerte, sí es muy probable que quieran acelerar los tiempos de vacunación. Y en este caso esos países necesitarían muchísimas más dosis iniciales, lo cual provocaría un cuello de botella en desmedro de los países menos desarrollados”, explicó Rubinstein en diálogo con Clarín.

“La mayoría de las empresas farmacéuticas han reducido sus estimaciones de producción para este año y principios del año que viene”, agregó el exfuncionario nacional en un dato que fortalece la teoría de los eventuales problemas que podrían surgirle al plan de vacunación previsto por el Gobierno.

La farmacéutica estadounidense Pfizer, cuya inmunización comenzó a aplicarse esta semana en el Reino Unido, fue la primera en mostrar la posibilidad de de que surjan inconvenientes para cumplir con el proceso de vacunación en Argentina tal como se tenía previsto.

Días atrás la compañía norteamericana reveló que disminuyó al 50% su capacidad de producción, y que por eso las vacunas que habían prometido para diciembre finalmente no estarán disponibles por el momento.

Por este motivo, el ministro de Salud Ginés González García señaló que “tengo la sospecha de que hay un problema de disponibilidad, por lo cual no se animan a firmar el contrato”. Esto a pesar de que Argentina está bien posicionada en el listado de países que primero recibirán la inmunización y de los 6000 voluntarios que participaron del ensayo clínico de Pfizer.

La Casa Rosada tiene pensado adquirir 60 millones de vacunas contra el coronavirus para 2021. En esta cifra se incluyen las 20 millones de dosis de Sputnik V, que alcanzará a 10 millones de personas en enero, más otro lote de 10 millones para marzo, para inyectar a cinco millones más. También está el contrato con AstraZeneca -desarrollada junto con la Universidad de Oxford y que se fabricará en nuestro país- y el acuerdo con el mencionado Mecanismo COVAX de la OPS.

Este último fue creado para asegurar que exista un acceso equitativo a las vacunas, y que ningún país miembro quede rezagado por no poder pagarlas. Sin embargo, y pese a todos esos acuerdos, Rubinstein admite que “sinceramente, no creo que ni 15 millones de argentinos estén vacunados en marzo”.

El listado de vacunas que aguardan registro
La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) recibió hasta el momento documentación para registrar en Argentina cuatro vacunas contra el coronavirus.

Según indicaron fuentes oficiales, el desarrollo del laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford fue el primero en presentar los papeles para anotar la vacuna AZD- 1222: lo hizo el 5 de octubre.

Luego, el 2 de noviembre, HLB Pharma Group hizo lo propio ante la ANMAT para registrar la Sputnik V, desarrollada en Rusia. Por su parte, Pfizer inscribió un mes más tarde la Vacuna de ARN del SARS-COV-2.

Finalmente, el 4 de diciembre Janssen Cilag Farmacéutica presentó la documentación necesaria para el registro de su vacuna JANSSEN COVID 19.

Segundo viaje a Rusia
La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, partió este sábado hacia Rusia con miembros de la ANMAT para conocer los detalles técnicos de la vacuna contra el coronavirus y así avanzar en la autorización local con la que deberá contar la Sputnik V para poder ingresar a la Argentina.

La funcionaria nacional, principal cara del Ministerio de Salud ante la pandemia de Covid-19, emprendió el vuelo a las 16:00 horas desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza con destino a Moscú junto a la asesora presidencial Cecilia Nicolini y cuatro técnicas del mencionado organismo estatal.

El objetivo de la comitiva argentina es poder “verificar in situ todas las dudas que tengan que sacarse respecto de las condiciones de producción y de la calidad de la vacuna”, explicó el presidente Alberto Fernández el pasado jueves en Casa Rosada.

“Estamos organizando todo lo necesario para que la vacuna tenga la definitiva aprobación de nuestro órgano de control, la ANMAT”, había remarcado el mandatario al anunciar la suscripción del contrato con el Fondo Soberano de la Federación Rusa.

El acuerdo firmado con las autoridades de Moscú apunta a que la Argentina pueda contar con las dosis suficientes para vacunar a 10 millones de personas entre diciembre y febrero: antes de fin de año se espera la llegada de 600.000 dosis para inmunizar a 300.000 ciudadanos.

En su estadía en tierras rusas, que se extenderá hasta el viernes 18 de diciembre, Vizzotti, Nicolini y las técnicas de la ANMAT recorrerán las instalaciones del Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Nikolay Gamaleya y de Generium, para conocer el detalle de la vacuna Sputnik V y cómo se produce.

“Durante la visita se realizará la verificación técnica de los establecimientos y los procesos de fabricación utilizados en los productos”, informó el organismo a cargo de la autorización de las vacunas.

La secretaria de Acceso a la Salud y la asesora presidencial ya habían viajado a Moscú por primera vez a finales de octubre pasado para avanzar en el acuerdo de provisión de vacunas: días más tarde, se presentaron los primeros documentos para registrar el desarrollo en la Argentina.

Allí también avanzarán en las cuestiones necesarias para la logística, ya que las dosis deben mantener una temperatura de 18 grados bajo cero.

La Sputnik V fue la primera vacuna contra el coronavirus patentada, y consta de dos dosis que deben aplicarse con 21 días de diferencia.

Te puede interesar