Corpiños: tres ventajas de no usarlo

NOTICIAS DE INTERÉS Por Carola LEVI
Esta prenda de ropa interior se dejó se usar de forma regular durante la cuarentena. Qué beneficios tiene para la salud. Y qué pasó con las operaciones estéticas durante ese período.
EUOCBP4YYNGDHLOL2MOP2CCUPA

Esta cuarentena fue la oportunidad de las mujeres para dejar el corpiño guardado en el cajón. El teletrabajo permitió que la vestimenta usada a diario fuera más informal y que fueran innecesarias prendas de ropa interior que sí son útiles en la normalidad, como los sujetadores.

La transpiración debajo del corpiño en estos meses de calor, las molestias cuando elásticos, bordes y brochas se clavan en la piel y la incomodidad de los breteles son los principales inconvenientes de su uso. Y la buena noticia es que evitarlos al menos durante un tiempo relativo en la semana, puede traer ventajas para la salud. Según especialistas, son éstas:

Se evitan las marcas corporales que provoca su uso constante.
Mejora la circulación sanguínea en la zona.
Brinda comodidad. ⁣
“Hay personas que prefieren no usarlo por una cuestión de comodidad y de estética. Otras sí eligen llevarlo para que eleven las mamas hacia dentro y hacia arriba para que profundice un escote y quede mucho más sensual”, explica a Con Bienestar Carlos Trillo (M.N: 90.381), cirujano plástico y miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica (SACPER).

“Las que tienen las mamas operadas o de tamaño más chico pueden manejarse sin corpiño, pero las que las tienen más grandes lo necesitan más por una cuestión de sujeción. Igual el tejido elástico y el colágeno desaparecen con el paso del tiempo y se caen los pechos, por lo que no utilizarlo nunca tampoco es conveniente”, agrega el cirujano plástico.

La cuarentena y las cirugías plásticas
La cuarentena fomentó un incremento de las intervenciones estéticas, una vez que pasó el pico de casos de coronavirus y los sanatorios accedieron a operar.

“Los pacientes elegían operarse en esta época porque decían que el home office les permitía pasar un postoperatorio en la casa, sin la necesidad de pedir permiso en el trabajo, con lo que eso implica”, indica Trillo.

Los pacientes aprovecharon para invertir en la cirugía estética, ya que no se gastaron el dinero en viajes, salidas o ropa, evalúa el especialista. Al estar en casa, prestaron más atención a su aspecto durante estos meses. “Decidieron gastar o invertir en su cuerpo ese dinero que tenían ahorrado”, expone el cirujano plástico

Los cuidados de las operaciones de la colocación de implantes y reducción o alzamiento de mamas son diferentes, pero tienen en común que durante la primera semana hay que mantener los brazos pegados al cuerpo y mover sólo los antebrazos.

Se indica el empleo de un sujetador que fije el pecho al tórax para evitar la aparición de hematomas, que son una de las complicaciones que puede haber en las operaciones mamarias. “Realmente, el postoperatorio es muy llevadero. No es una cirugía que duela”, destaca el especialista.

Pasada esa semana, la persona puede volver a la normalidad sin realizar actividad física ni levantar peso por un mes.

Te puede interesar