Hacer ejercicio con tapabocas no es tan malo como parece

SALUD Por Julia VOSCO
Algunos estudios demostraron que los barbijos no afectan negativamente a los entrenamientos vigorosos.

Dos nuevos estudios hallaron pocos inconvenientes al ponerse tapabocas durante un entrenamiento vigoroso. Y usar una mascarilla puede hacer mucho bien. Hacer ejercicio durante la pandemia fue un reto para muchos de nosotros. Los gimnasios están cerrados o tienen una ocupación limitada, al igual que los parques, piscinas, caminos y otras instalaciones recreativas. Si los senderos están abiertos, a menudo están atascados, lo que dificulta el distanciamiento social cuando caminamos, paseamos, cabalgamos, trotamos o hacemos ejercicio

Las recomendaciones y requisitos en torno a los barbijos crearon complicaciones adicionales. Pocas personas que hacen ejercicio, incluyéndome, se ponen los tapabocas con entusiasmo cuando se trata de entrenamientos vigorosos, convencidos de que harán que nos sude la cara, que la respiración sea difícil y que los entrenamientos sean más agotadores. Reorganizamos el tiempo y los lugares de nuestros trotes y paseos para poder ejercitarnos cuando hay poca gente cerca y dejarnos el rostro descubierto. O simplemente no entrenamos.

El primero de los grupos en publicar sus hallazgos, en septiembre en el Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, se concentró en los barbijos quirúrgicos y respiratorias N95 durante el ejercicio. Los investigadores, la mayoría de ellos afiliados al Campus de Atención Médica de Rambam en Haifa, Israel, invitaron a 16 hombres adultos sanos y activos al laboratorio, donde comprobaron los ritmos cardíacos, la presión arterial, la saturación de oxígeno, los ritmos respiratorios y los niveles actuales de dióxido de carbono. Luego les colocaron tubos nasales delgados que recogían sus respiraciones para su análisis y, en tres visitas separadas al laboratorio, les pidieron que montaran una bicicleta fija.

En cada visita, los hombres, de hecho, completaron una prueba de pedaleo hasta el agotamiento, durante la cual los investigadores aumentaron gradualmente la resistencia en la bicicleta fija, como en una larga e implacable subida de colina, hasta que los hombres apenas podían girar los pedales. Durante todo el proceso, los investigadores monitorearon el ritmo cardíaco, la respiración y otras medidas fisiológicas de los ciclistas y les preguntaron repetidamente qué tan difícil se sentía el ejercicio. Durante una sesión de pedaleo, los rostros de los hombres estuvieron descubiertos. Pero en las otras dos sesiones, se pusieron un barbijo quirúrgico de papel desechable o un respirador N95 ajustado.

Después, los científicos compararon las respuestas fisiológicas y subjetivas de los ciclistas durante cada sesión y encontraron pocas variaciones. Usar barbijo no había hecho que el ciclismo se sintiera o fuera más agotador y no había cansado a los ciclistas antes de tiempo. El único efecto sustancial fue el de los barbijos N95, que aumentaron ligeramente los niveles de dióxido de carbono en la respiración de los ciclistas, probablemente porque los barbijos estaban muy ajustados. Pero ninguno de ellos se quejó de opresión en el pecho, dolores de cabeza u otros problemas respiratorios. La mayoría expresó cierta sorpresa, en cambio, de que los barbijos no les hubieran molestado, dice Danny Epstein, médico del departamento de medicina interna del Campus de Atención Médica de Rambam, quien dirigió el nuevo estudio. Ellos “habían creído que su desempeño se reduciría con el uso de tapabocas”, dice.

De manera similar, los investigadores del segundo estudio, que fue publicado este mes en el International Journal of Environmental Research and Public Health, formularon la hipótesis de que usar tapabocas haría que las personas que hacen ejercicio se sintieran incómodas y cansadas. Para confirmarlo, dirigieron a un grupo de 14 hombres y mujeres sanos y activos a realizar las mismas sesiones de ejercicio “hasta el agotamiento” que en el estudio israelí, mientras que los voluntarios alternativamente o no llevaban o usaban un paño de tres capas o una cobertura facial quirúrgica. Los investigadores vigilaron los niveles de oxígeno en la sangre y los músculos de los ciclistas, los ritmos cardíacos, otras medidas fisiológicas y la sensación de los ciclistas de cuán duro era el ejercicio.

Después, contrariamente a su hipótesis, no encontraron diferencias en la experiencia de los ciclistas, tanto si habían usado como si no. “A partir de los resultados de nuestro estudio, no creo que los tapabocas puedan hacer que los entrenamientos se sientan peor”, dice Philip Chilibeck, profesor de kinesiología de la Universidad de Saskatchewan en Canadá, que supervisó el estudio. Por supuesto, los dos nuevos estudios reclutaron a adultos sanos y activos. No sabemos si los resultados serían los mismos en personas mayores, más jóvenes, en peor estado físico o con problemas respiratorios preexistentes. Los estudios también incluyeron el ciclismo. Los resultados probablemente serían similares en el atletismo, el entrenamiento con pesas y otras actividades vigorosas, dicen tanto Epstein como Chilibeck, pero eso, por ahora, sigue siendo una presunción. Y, obviamente, los estudios observaron cómo los tapabocas afectan al portador, no si y hasta qué punto las diferentes cubiertas faciales previenen la propagación de las gotículas respiratorias durante el ejercicio.

Aún así, los hallazgos sugieren que cualquiera que dude en usar una mascarilla durante el ejercicio debería probar una, aunque mejor no la mascarilla N95, dice Epstein, ya que las de este tipo aumentaron ligeramente los niveles de dióxido de carbono de los ciclistas y, de todos modos, deberían reservarse para los trabajadores de la salud. “La COVID-19 cambia todos los aspectos de nuestra vida y hace que las cosas simples sean más complicadas”, dice Epstein. “Pero podemos aprender a seguir haciendo las cosas esenciales, como el ejercicio. Aprendí a pasar largas horas con equipo de protección personal” —lo que significa cubrir toda la cara y llevar otras ropas protectoras— en el hospital. Así que creo que podemos acostumbrarnos a ir al gimnasio”, y a los caminos y aceras y senderos concurridos, “con un tapabocas”.

Te puede interesar