¿Influye la dieta keto en el tratamiento del cáncer?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
Según estudios iniciales, disminuiría la toxicidad de los tratamientos oncológicos. Serviría como complemento a las terapias habituales contra la enfermedad.
Dieto-Keto

La dieta keto o cetogénica es una de las más buscadas en internet por lo que promete: pérdida de peso rápido. Estudios médicos en desarrollo sugieren ahora la posibilidad de que ayude al estado de personas que enfrentan tratamientos contra el cáncer.

El objetivo de la dieta es disminuir drásticamente la cantidad de glucosa para “obligar” al organismo a quemar las reservas de grasa. Para lograrlo, el cuerpo humano consigue transformar las grasas en cuerpos cetónicos, que es una fuente energética sustituta de la glucosa.

“Permite un metabolismo sano, el cuerpo empieza a combustionar más grasa, a producir cetonas. El organismo trabaja entonces más cetonas y grasas que azúcar. Eso es bueno para el cerebro y el corazón”, resume a Con Bienestar el nutricionista Diego Cáceres (M.N. 7.607), máster en tecnología de alimentos.

Para producir cetonas es necesario sustituir casi la totalidad de los alimentos con hidratos de carbono (cereales, legumbres y frutas) de la dieta común por grasas.

La relación con el cáncer
Investigaciones en desarrollo sugieren que la dieta keto disminuiría la toxicidad de los tratamientos oncológicos. “A las células cancerígenas, no les gustan las cetonas, sí les gusta el azúcar”, señala el nutricionista. La dieta cetogénica aumentaría la capacidad de las células sanas para soportar factores estresantes como la quimioterapia o la radioterapia. A su vez, deja las células cancerosas con menos apoyo nutricional para sostener su rápido crecimiento, se vuelven débiles y vulnerables.

La dieta cetogénica es indicada como medicina alternativa, pero todavía no existen estudios suficientes como para que forme parte del tratamiento estándar contra el cáncer. Sí sucede en cambio para otra enfermedad: la epilepsia infantil que no responde a los medicamentos.

La doctora Adrienne Scheck estuvo al frente de una investigación como profesora asociada de neurobiología en el Instituto Neurológico Barrow, en Phoenix, Arizona, Estados Unidos y avaló esta hipótesis.

“Creo que alguien con cáncer debe seguir una dieta cetogénica tan pronto como sea posible, además de la terapia estándar. Nuestra investigación preclínica sugiere que potencia la radiación y la quimioterapia, y puede mejorar la respuesta inmune antitumoral. Incluso las cetonas solas pueden tener este efecto en el cultivo celular. No hay nada que perder por intentarlo”, consideró Scheck.

En su opinión, la dieta cetogénica para el cáncer “no es una ‘dieta’ en el sentido típico de la palabra: es una terapia metabólica estricta con bastantes datos científicos revisados que la respaldan”.

En la actualidad hay registradas 23 pruebas clínicas en clinicaltrials.gov que están investigando la dieta cetogénica como un complemento de la terapia estándar contra el cáncer.

Te puede interesar