¿Cuánto hay que esperar para ver los primeros resultados de un producto de belleza?

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
Según el tipo de producto utilizado, varía el tiempo que tarda en hacer efecto y los efectos que tiene para nuestra piel
cosmeticos-tiempo-kEhD--620x349@abc

Cuando empezamos a utilizar un serum nuevo, una crema hidratante, un aceite... puede entrarnos impaciencia. ¿Cuánto tarda en hacer efecto? ¿Cuándo voy a ver mi piel más brillante? ¿Y si este tipo de producto no es para mí? «Es difícil establecer una fecha concreta o un tiempo determinado en que se comienzan a notar los efectos de un cosmético, porque depende mucho de los principios activos que este incluya», explica Ana Molina, dermatóloga del hospital Fundación Jiménez Díaz y profesora en dermatología en la Universidad Autónoma de Madrid.

«Los efectos de los productos cosméticos en la piel no son tan obvios como los de los tratamientos estéticos, y dependen también del estado previo de la piel», indica. Pone el siguiente ejemplo: «Si aplicamos un producto hidratante en una piel muy seca o deshidratada el efecto se verá inmediatamente, mientras que en una piel con un correcto estado de hidratación será más difícil notarlo». Aun así, dice que por lo general, para comenzar a notar los efectos de una buena rutina cosmética, debe pasar alrededor de un mes, pues este es el tiempo medio de renovación epidérmica, es decir, el tiempo que tarda en renovarse por completo la capa más superficial de la piel. «Aunque los efectos más notorios se observarán normalmente en torno a los tres y seis meses tras el inicio de una nueva rutina cosmética, especialmente en el caso de manchas, rosácea, etc», dice la dermatóloga.

¿Puede la piel acostumbrarse a una crema, y que deje de hacer efecto?
Comenta Ana Molina, demartóloga y profesora, que aplicar un cosmético por un largo periodo de tiempo «no hace que éste pierda efecto». «Podemos aplicar la misma crema toda la vida sin ningún problema, como sucede con las cremas hidratantes, antioxidantes, etc.», explica. «Es cierto, que existen principios activos como los retinoides que son irritantes en dosis altas y se produce una tolerancia progresiva por parte de la piel conforme los vamos aplicando de forma progresiva, pero esto es un efecto buscado por parte del dermatólogo y que no está relacionado con la eficacia», aclara.

Dar con la combinación ganadora
Una cosa que puede ocurrir, es que no tengamos qué producto queremos utilizar, y vayamos probando diferentes hasta que «demos» con el ideal. Comenta Ana Molina que no hay problema en ir probando diferentes cosméticos para ver con cuál nos sentimos más cómodos, pues no solo hay que tener en cuenta los principios activos de esto, sino también nuestras preferencias personales. «Hay que ver qué galénica o textura nos gusta, porque estos factores son los que determinarán que a la larga nos lo apliquemos a diario. Un cosmético puede tener unos ingredientes “ganadores”, pero estar formulado con una textura final que no nos guste e inconscientemente terminaremos por no aplicarlo», dice la profesional. Hace una advertencia: «No es recomendable aplicar muchos productos diferentes a la vez, de hecho puede ser hasta contraproducente, produciendo que la piel se "asfixie" de tanto producto cosmético uno encima de otro, sin ningún tipo de criterio».

 
Si ponemos como ejemplo una crema hidratante «tradicional», la dermatóloga explica que su efecto «es rápido o incluso inmediato». «Estas están enfocadas principalmente a hidratar nuestra piel, es decir, a prevenir la pérdida de agua y suavizar su superficie, por lo que actúan muy rápido», indica.

La rutina cosmética ideal
¿Qué debe incluir una rutina cosmética para mantener nuestra piel «a punto»? Dice Ana Molina, dermatóloga y profesora que, por lo general «los dermatólogos siempre defienden que menos es más». Su recomendación es adoptar una rutina sencilla, pues así nos será más fácil cumplirla. «Lo ideal es tener un buen producto de limpieza facial, una crema hidratante rica en antioxidantes, un buen fotoprotector 50+ y si es posible un producto de cuidado nocturno de la piel», explica. Respecto al producto nocturno, recomienda «que incluya principios activos que han demostrado eficacia frente al envejecimiento, como retinoides e hidroxiácidos». Comenta que, en caso de que quisiéramos simplificar más la rutina, podríamos quedarnos con un buen producto de limpieza de la piel y un buen fotoprotector facial con activos hidratantes.

«Mucha gente utiliza múltiples cremas en su rutina facial diaria, pero al fijarte en los ingredientes te das cuenta de que todos los productos que están usando son prácticamente iguales», dice y advierte para concluir: «También hay productos con colorantes y perfumes, que los hacen sensorialmente muy agradables, pero que no incluyen principios activos eficaces para mejorar, renovar y reestructurar la piel del rostro».

Te puede interesar