Qué sucede si bajamos de peso demasiado rápido

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
Las soluciones extremas y los cambios bruscos en la alimentación pueden traernos problemas de salud. ¿Cuántos encuentros con nutricionistas se necesitan para recibir buenos consejos?
forma-facil-adelgazar_1303379664_14066001_1020x574

En la segunda mitad de la primavera, las redes sociales ofrecen dietas rápidas y atajos para llegar al peso ideal. Cuidado: perder kilos a gran velocidad puede descompensarnos, alterarnos el metabolismo y llevarnos a un efecto rebote, que nos deje, incluso, con gramos de más.

“Hay que recordar que, en las dietas rápidas, los primeros kilos que se pierden se deben a la eliminación de agua corporal y no de tejido graso, ya que la grasa es un tejido de reserva y, como tal, no se destruye fácilmente”, señala la nutricionista Carolina Caligiuri (M.N. 4.797).

Las restricciones calóricas devenidas de estas dietas “exprés” acarrean complicaciones a corto, mediano y largo plazo. Caliguri enumera esos efectos adversos posibles: “Constipación, arritmias cardíacas, intolerancia al frío, sequedad de la piel, caída del cabello, cefaleas, dificultades en la concentración, mareos, fatigas, desgano, debilidad muscular, calambres musculares, hipotensión, riesgos patológicos, amenorreas y, en situaciones extremas y muy puntuales, incidencia en casos de muerte súbita”.

Otro dato importante es la reducción de la masa ósea: ante la pérdida importante de peso se reduce la densidad mineral ósea de forma proporcional a la cantidad de peso perdido. No está aclarado aún si esta respuesta constituye una adaptación fisiológica o si estas dietas de muy bajo valor calórico tienen algún efecto específico sobre el hueso.

“El hecho de ‘estar a régimen’ hace que tu mente se condicione las 24 horas del día, pensando en cada comida, bebida, colación o salida como una obligación, deber o tarea que se debe realizar todo el tiempo y sin descanso. De esta manera, comer una porción de pizza adicional pasa a ser un mal comportamiento, que acarrea culpa o frustración”, reconoce la experta.

La Academia de Nutrición y Dietética de los Estados Unidos establece que, si el objetivo es perder peso, son necesarios un mínimo de 14 encuentros con un experto durante un período de al menos seis meses. Los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) van en la misma línea. Esto significa que hay que prestar atención y desconfiar de aquellas dietas que prometen pérdidas de peso milagrosas superiores a un kilo a la semana.

“Nosotros, los profesionales en nutrición, hacemos hincapié en llevar una alimentación sana y saludable, tanto por cuestiones de salud como también por aspectos estéticos para quien así lo desee. Ahora bien, ¿por qué es importante una alimentación adecuada? Fundamentalmente, porque debemos proveer a nuestro organismo la cantidad de energía y nutrientes necesarios para mantener la vida”, explica Caligiuri.

Para la nutricionista, el mejor resultado se logra deshaciéndose del exceso de grasa corporal progresivamente, adquiriendo hábitos saludables, evitando las complicaciones ya mencionadas y beneficiando la salud.

Te puede interesar