Coronavirus: científicos brasileños informaron que un voluntario de la vacuna china murió, pero no a causa de los ensayos

SALUD Por Carola LEVI
Así lo comunicó el Instituto Butantan, encargado de desarrollar las pruebas en San Pablo. Además, cuestionó la decisión de la Anvisa de suspender los test temporalmente.
foto_0000244520200316081648

El Instituto Butantan, a cargo de los ensayos clínicos de la vacuna china contra el coronavirus, informó este martes que uno de los voluntarios murió 25 días después de haber recibido la inyección. Sin embargo, aseguró que se trató de un hecho ajeno a los test, por lo que rechazó la decisión del Gobierno de suspenderlos

“Es imposible que la causa esté vinculada con la vacuna o el placebo administrado. Eso fue informado y aclarado”, dijo en una conferencia de prensa el titular del centro de investigación de San Pablo, Dimas Covas.

Además, cuestionó el cese temporario de los ensayos clínicos determinado por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el ente regulador que depende del Gobierno federal de Jair Bolsonaro.

Con respecto a las causas de la muerte del voluntario, la estatal TV Cultura y la cadena CNN Brasil afirmaron que se trató de un suicidio, un desenlace que no tiene vinculación con las pruebas de la vacuna Coronavac del laboratorio chino Sinovacel que se realizan en Brasil.

Por otra parte, Covas afirmó que Anvisa recibió toda la información del lo ocurrido el seis de noviembre, tal como está previsto en caso de detectar algún “efecto adverso grave” en los más de 10.000 voluntarios del antídoto. No obstante, la agencia respondió con la suspensión de los test a través de un comunicado emitido el lunes por la noche.

“La solución a esta decisión es reiniciar los ensayos rápidamente, ya que fueron ofrecidos todos los detalles del caso en forma minuciosa conforme los procedimientos. Estamos perplejos y con indignación”, expresó el titular del Instituto Butantan.

La decisión de Anvisa fue festejada por el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que se proclamó “ganador” de su disputa sobre la vacuna china con Joao Doria, gobernador paulista, que pretende hacerla obligatoria cuando esté lista.

Más tarde, Joao Gabbardo, coordinador del grupo de contingencia COVID-19 de San Pablo, repudió que “algunos líderes están festejando” por esta situación, en clara referencia a las expresiones de Bolsonaro en las redes sociales.

“Muerte, invalidez, anomalía. Esta es la vacuna que Doria quería obligar a los paulistanos a tomar. El presidente dijo que la vacuna jamás podría ser obligatoria. Una más que gana Bolsonaro”, escribió el mandatario en tercera persona en Facebook.

Mientras tanto, Sinovac se expresó “confiado” en la seguridad de su antídoto experimental contra el coronavirus, a pesar de la suspensión determinada por el ente regulador brasileño.

“Estamos confiados en la seguridad de la vacuna”, declaró el laboratorio en un comunicado, en el que también afirmó que el incidente en cuestión no tenía “relación” con la sustancia en evaluación.

Te puede interesar