Consejos para el bienestar físico y emocional en la “nueva normalidad”

SALUD Por Julia VOSCO
Enojarse menos, dormir bien, hacer deporte y alejarse del celular son algunas de las acciones que ayudan a dar giros positivos.
2018020515272699515

La salud mental, en comparación con la salud física, suele quedar en segundo plano. Consiste en dolores y molestias silenciosas, no hacen el ruido de un estornudo ni de una tos. Sus síntomas no son tan obvios para los ojos de los demás como una pierna enyesada, pero traban el andar.

Por eso, es importante aprender a escucharse a uno mismo y a conocer los mensajes que nos envía la mente, muchas veces a través del cuerpo. Sólo quienes sean capaces de interpretar estas señales podrán tomar conciencia de los problemas a tiempo y afrontarlos, sin miedo y con eficacia.

Expertos del sitio español Mundo Psicólogos prepararon una lista de acciones para aprender a sentirse bien desde el punto de vista psicofísico. Los consejos son:

1. Dormir. Descansar bien y las horas adecuadas es fundamental para recuperar energías y permitir que el cerebro realice correctamente sus funciones.

2. Comer sano. Seguir una dieta equilibrada y no saltarse comidas es muy importante para tener toda la ingesta nutricional necesaria para mantenerse sano.

3. Desconectar el celular. Aprender a distanciarte del teléfono ayuda a recuperar el contacto con vos mismo, apartado de permanentes estímulos externos.

4. Mantener vivas las relaciones. La relación con los seres queridos es buena para la salud, estar con los demás y compartir alegrías y tristezas ayuda a reducir las ansiedades y preocupaciones, experimentar emociones positivas y construir relaciones de confianza mutua.

5. Visitar lugares hermosos. La belleza es buena para la mente. Caminar en medio de la naturaleza o admirar una ciudad llena de arte infunde una sensación de profundo bienestar.

6. Descansar. Decir ‘basta’ y detenerse. Aprender a comprender cuándo se llegó al límite es muy útil para no alcanzar niveles de estrés excesivos, que son difíciles de remediar.

7. Hacer deportes. El movimiento pone en marcha la producción de endorfinas y serotonina, neurotransmisores que, si se liberan en las cantidades adecuadas, producen estados de bienestar.

8. Practicar disciplinas relajantes. La meditación y el yoga son un excelente ejercicio para recuperar la respiración correcta y con ella la armonía interior.

9. Viajar. Conocer nuevos lugares y salir de la rutina tiene inmensos beneficios para la mente y el estado de ánimo, desde la planificación hasta el regreso a casa. Un viaje siempre es una oportunidad para el enriquecimiento y el crecimiento personal, aún con las limitaciones actuales.

10. Ser positivo. Sonreír y afrontar los días con energía es el primer paso para prepararnos para recibir algo bueno. El mal carácter y el pesimismo son enemigos declarados de la felicidad.

11. No enojarse. En la mayoría de los casos, enojarse es inútil. Sí a los arrebatos para no guardarlo todo dentro, pero no a los nervios de punta y la rabia injustificada: los efectos de estas reacciones negativas repercuten en uno.

12. Perdonar. Aprender a perdonar, a no guardar rencor es muy útil para aligerar los pensamientos. Es mejor pasar página y seguir adelante en lugar de pensar en el pasado.

13. Ser agradecido. Tomar conciencia de lo que se tiene y de lo que se hizo hasta ahora en lugar de enfocarte siempre en lo que aún no se logró es fundamental para desarrollar una actitud optimista y agradecida ante la vida.

14. Ayudar al otro. Aprender a mirar más allá y a darte cuenta de que en el mundo hay innumerables personas que necesitan ayuda. Se puede hacer mucho por los demás, empezando por los pequeños gestos de nuestro día a día.

15. No posponer las cosas. Aplazar constantemente nos hace sentir abrumados por los eventos y sin el control de nuestra vida. Hay que dejar de procrastinar y actuar. Solo así las cosas empezarán a cambiar de forma positiva.

Te puede interesar