Qué debe tener un desayuno para que ayude a tener energía y concentrarse mejor

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Carola LEVI
El déficit de vitaminas y minerales pueden provocar sensación de somnolencia, desánimo, cansancio y dificultad de concentración, por eso los expertos en nutrición aconsejan que por la mañana se tomen frutos secos, frutas y verduras, entre otros
desayuno-fresas-kzdC--620x349@abc

Nos ha intentado educar en que el desayuno es la comida más importante, pero lo cierto es que hoy en día el ayuno intermitente, que tanto está ayudando a miles de personas, consigue cada vez más adeptos, y nutricionistas como María Merino, autora de «Desayuno con garbanzos», consideran que el desayuno es una comida más, ni más ni menos importante que las que hacemos a lo largo del día, y que da igual si tomamos un vaso de leche con una tostada o las sobras de la noche anterior. O, incluso, si no desayunamos: «Técnicamente nuestro cuerpo no tiene por qué necesitar nada por la mañana. Siempre dependerá de cada persona y su apetito».

Pero si eres de los que cuando suena el despertador piensa en el desayuno que se va a meter «entre pecho y espalda», los expertos en nutrición tienen algunos consejos para que este te ayude a concentrarte y rendir más y mejor en el trabajo: «El cerebro precisa una cantidad de nutrientes esenciales para su normal funcionamiento. Comer de forma adecuada puede optimizar su función», indica Dr. Agustín Molins, especialista en Nutrición y Dietética en la Clínica Dr. Molins y miembro de Top Doctor.

Vitaminas y antioxidantes
¿Qué nutrientes son esos? La nutricionista María Merino expone que si queremos potenciar la concentración y hacer un aporte energético a primera hora debemos hacer «un desayuno que contenga algún alimento rico en vitaminas del grupo B y vitaminas antioxidantes, como la A, la C o la E»: Además de esas vitaminas y antioxidantes, también estaría bien incluir alimentos energéticos y densos; o sea, muchas calorías en poco volumen. Tal como cuenta la experta en nutrición, los frutos secos serían su TOP1 para este tipo de desayunos «ya que reúnen ambas características».

 
El déficit de vitaminas y minerales pueden provocar sensación de somnolencia, desánimo, cansancio y dificultad de concentración, por eso el doctor Agustín Molins focaliza en la vitamina C. «La vitamina C es un cofactor en muchas reacciones neuronales, y es importante mantenerla en niveles altos para optimizar su función», dice. ¿Cómo conseguirla? La naranja, verduras frescas y el kiwi entre otros, están cargados de esta vitamina.

Tal como decía María Merino, las vitaminas del grupo B son imprescindibles para nuestro cerebro. «Sobre todo, la vitamina B1 y la tiamina, que la podemos encontrar en legumbres como los garbanzos, las habichuelas, las lentejas y en algunos frutos secos como las nueces y los cacahuetes».

Por último, Agustín Molins advierte de que también es aconsejable que haya calcio y magnesio: «Son los que intervienen en procesos intermedios en nuestra función neuronal. La pérdida de micronutrientes en nuestros alimentos que se ha producido en las últimas décadas, debido a las producciones rápidas, al cambio de fertilizantes y al agotamiento de los suelos, han hecho disminuir mucho estos minerales. Quizás necesites suplementar tu dieta guiado por un profesional de la salud», dice.

El experto aconseja intentar alcanzar los niveles adecuados «tomando un puñadito de almendras o anacardos que son ricos en magnesio, y recurir a los frutos secos, semillas y crucíferas que aportan mucho calcio».

Desayunos de experta
Como ya hemos visto, hay muchas opciones de desayunos y la nutricionista María Merino recomienda uno diferente para cada día de la semana en el que recomienda yogures, fruta, cereales, avena, pan... «Hay algunos productos que nos los venden como que son fruta y en realidad no lo son. Eso no equivale a una fruta, ni cuenta como ración de fruta al día», expresa. Ahí se podrían encontrar zumos, néctares, helados comerciales...».

Estas son sus propuestas para que todo aquel que le gusta desayunar bien comience el día con energía:

DESAYUNO 1: porridge de avena con canela, picada de nueces y banana.

DESAYUNO 2: tostadas de centeno integral con mantequilla de maní y frutas

DESAYUNO 3: Bol de kéfir con cítricos ( naranja, kiwi, pomelo, lima...) y copos de teff.

DESAYUNO 4: Tostada de espelta integral con revuelto de huevo

DESAYUNO 5: Púding de chía y frutas

DESAYUNO 6: Tostadas integrales con palta

DESAYUNO 7: Bol de yogur natural con granola casera y frutas deshidratadas.

Te puede interesar