Coronavirus: tras la polémica interna, la OMS buscó aclarar su postura sobre las cuarentenas

SALUD Por Carola LEVI
Ante las versiones cruzadas, un vocero del organismo planteó definiciones sobre los confinamientos.
images?q=tbn%3AANd9GcTahSGd8cdVXTYWn0xHf2nlcPvQKZ16fbRUUg&usqp=CAU

Tras la polémica desatada el lunes a raíz de los argumentos opuestos defendidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto a la cuarentena como mecanismo para combatir la pandemia, la institución insistió este martes en que el aislamiento debe ser el “último recurso”.

En medio de una segunda ola que pone en jaque a los sistemas de salud europeos nuevamente se reavivan los debates sobre qué medidas implementar para combatir la expansión del coronavirus en un mundo económica y socialmente golpeado.

El lunes una impensada contradicción puso al organismo en el centro de los cuestionamientos una vez más con respecto a la pandemia. Mientras una postura defendía la idea de no permitir que el virus circule libremente, la otra consideraba que los confinamientos terminaban siendo más dañinos, en otros aspectos.

“Grandes restricciones de movimiento que mantienen a mucha gente en casa y limitan la posibilidad de muchos para trabajar y socializar debe ser el último recurso a la hora de prevenir el COVID-19 y evitar que los sistemas sanitarios se saturen”, dijo el portavoz de la OMS Tarik Jasarevic en una conferencia de prensa.

En ese sentido, indicó que este tipo de medidas “no son sostenibles, dado el gran impacto social y económico” que provocan en la sociedad.

Jasarevic argumentó que “no se trata de elegir entre dejar el virus libre o cerrar nuestras sociedades”, sino que recalcó que hay más herramientas para combatir la pandemia que incluyen la higiene de manos, el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, y por parte de las redes sanitarias el rastreo de casos y contactos.

El vocero de la OMS afirmó que las medidas de contención del coronavirus deben estar sujetas a los informes de riesgo locales, pero que el aislamiento a nivel nacional “no puede ser la medida de control por defecto”.

Sin embargo, admitió que “algunos países se han visto obligados a dictar órdenes para que sus ciudadanos se queden en casa para gestionar rápido los aumentos de casos de COVID-19 y las hospitalizaciones”, y así ganar tiempo para mejorar la capacidad de respuesta de sus sistemas sanitarios.

Cuarentena o no: la polémica que divide a la OMS
Las versiones opuestas por parte de la OMS se presentaron el lunes. Por un lado, el jefe del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió en una conferencia de prensa que “no es una opción” dejar al nuevo coronavirus circular libremente para que la población adquiera la inmunidad colectiva, como algunos habían sugerido.

“Nunca en la historia de la salud pública se ha usado la inmunidad colectiva como estrategia para responder a una epidemia, y mucho menos a una pandemia. Es científicamente y éticamente problemático”, declaró Ghebreyesus.

“Dejar vía libre a un virus peligroso, del que no comprendemos todo, es simplemente contrario a la ética. No es una opción”, insistió el titular del organismo global. La pandemia de nuevo coronavirus ha causado más de un millón de muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China registró la aparición de la enfermedad a fines de diciembre. Según la OMS, que cita diversos estudios epidemiológicos, su tasa de letalidad es de aproximadamente el 0,6 por ciento.

“La gran mayoría de las personas en la mayoría de países pueden contraer el virus. Las investigaciones de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países, menos del 10% de la población resultó infectada”, detalló Ghebreyesus. Y también explicó que el mundo no sabe mucho sobre la inmunidad de la que gozan las personas que contrajeron el virus, y subrayó que algunos resultaron de nuevo infectados.

Sin embargo, un asesor especial del mismo organismo instó a los gobiernos a no utilizar la cuarentena como principal estrategia para controlar la propagación del COVID-19 y alertó sobre el aumento de la pobreza como consecuencia de las restricciones.

“En la Organización Mundial de la Salud no abogamos por las cuarentenas como el principal medio de control de este virus”, dijo el doctor David Nabarro, uno de los seis enviados especiales de la OMS para el Covid-19, en una entrevista con el medio británico The Spectator.

“El único momento en que creemos que una cuarentena está justificada es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar y reequilibrar sus recursos; proteger a los trabajadores de la salud que están agotados. Pero en general, preferimos no hacerlo”, explicó el encargado de la entidad para el coronavirus en Europa.

El especialista añadió que los bloqueos “sólo tienen una consecuencia que nunca hay que menospreciar y es hacer que la gente pobre sea mucho más pobre”.
 

Te puede interesar