Si comes fuera de casa este finde, apunta los 6 trucos con los que no engordar

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
Pedir el aliño por separado es uno de los 'tips' más eficaces que recomiendan los expertos
comer-fuera-668x400x80xX

Todavía no conoces los lunes detox? Es la cura para contrarrestar los excesos del fin de semana con un plan de choque que incluye un desayuno, comida, merienda y cena a medida para perder peso de la manera más saludable. Y es que, aunque en un mundo ideal todos los días se elegirían platos healthy para no tener que recurrir a estas dietas exprés, es difícil resistirse a la tentación durante las cenas con amigos. Sin embargo, pedir bien en un restaurante es posible y celebrities como Lorena Gómez saben cómo disfrutar de las salidas gastronómicas sin engordar. Para que tú también puedas conseguirlo, los expertos revelan algunos trucos que cuestan mucho menos de lo que crees con los que comer bien fuera de casa sin tener que empezar la semana con un régimen detoxificante. Entre algunos de los secretos para mantenerte en forma, pedir pescado en lugar de carne y aderezar tú misma las ensaladas son solo los dos primeros. 

1. Pescado en lugar de carne
Aunque cuando estás en casa tú eres la que controlas cómo cocinas la carne, en los restaurantes no puedes saber la cantidad de aceite o el método con el que la preparan. Por esto, Diana González, del gastrobar Bendita Locura, te propone que pidas pescado: "Escoge pescados acompañados de verduras antes que carnes que suelen aportar más grasas y por tanto más calorías". ¿Otra opción? "Las proteínas animales de la carne, pescado y huevo son muy útiles para aumentar las defensas, pero también las proteínas vegetales de las legumbres son una buena fuente aparte de aportar minerales, éstas sabiamente combinadas en la cantidad y proporción adecuada también proporcionan aminoácidos para sintetizar anticuerpos", explica la Dra. Mar Mira, de la Clínica Mira + Cueto. 

2. Pide los aderezos separados
"No solo en las ensaladas, sino también en otros platos que lleven salsa, ya que suelen tener bastantes calorías. De esta manera podemos añadir la cantidad justa de aliño o incluso prescindir de él", aconseja Diana González. Una opinión que comparten desde la marca de alimentación Krissia, cuyos expertos aseguran que las "mayonesas o salsas elaboradas con quesos, pueden sumar hasta 500 o 600 calorías por cada 100 gramos".

3. Los carbohidratos, mejor integrales
Prescindir del pan a la hora de la comida o la cena es lo que sugiere la doctora Paula Rosso, especialista en nutrición y medicina estética del Centro Médico Lajo Plaza: "La mañana es el mejor momento para poder incorporar hidratos como el pan que nos aportan energía durante un tiempo prolongado, pero es fundamental eliminarlo en cualquier otro momento del día. Prescindir de él en la comida y en la cena nos permite ahorrar hasta 300 calorías". Si estás acostumbrada a tomarlo en tus comidas, la experta propone la opción integral: "Apuesta por los carbohidratos integrales, pasta, pan y arroz... la diferencia calórica no es demasiado significativa, pero comerás menos cantidad porque sacian más porque su proceso digestivo es más lento". 

4. Compartir es vivir
Esta opción para comer fuera y no engordar es la mejor manera de controlar las porciones si quieres probar una receta calórica: "Compartir es una gran idea ya que así podrás quitarte el gusanillo por degustar un plato sin necesidad de tener que comerlo entero. Este consejo es válido tanto para los entrantes como para los postres", aseguran desde Bendita Locura. Y es que, tanto en casa como en un restaurante, la Dra. Rosso recuerda la importancia de no pasarse con las cantidades: "Come en plato de postre, no lleves la fuente a la mesa e intenta cocinar para que no sobre nada. ¿Cuántas veces repites simplemente porque ha sobrado? Las raciones mini - que son más que suficientes - te permiten consumir hasta un 30% menos de calorías de cada plato". 

5. El truco del vaso de agua
Este consejo ya es de sobra conocido por muchas y consiste en introducir un hábito muy fácil antes de dar el primer bocado: "Bebe agua. Una buena manera de sentarnos a la mesa con una menor sensación de hambre es beber un vaso de agua 20 minutos antes de comer. Además beber durante la comida nos ayudará a tener la sensación de estar saciados antes", revela Diana González, y es la mejor forma de evitar bebidas con alcohol u otras opciones más calóricas.

 
6. No a los alimentos procesados, sí al crudo
En cuanto a los alimentos procesados - patatas de bolsa, bollería, frutos secos fritos o caramelizados, dulces industriales, galletas, sopas instantáneas, etc. -, la doctora Rosso aconseja que se destierren de la dieta por completo: "Y no solo por su elevado aporte calórico. Los alimentos procesados o refinados hacen que el organismo se acidifique provocando cansancio, infecciones, malestar estomacal…". Y añade que la tendencia raw (alimentos en crudo), es perfecta para evitar la hinchazón: "Cada cucharada de aceite tiene 108 calorías. ¿Utilizas solo una al cocinar?  Súmate a la tendencia raw. Además del ahorro calórico, los alimentos crudos son más difíciles de digerir y hacen trabajar extra al aparato digestivo". 

Te puede interesar