Día Mundial de la Visión: tiempo de aprender sobre el cuidado de la salud ocular a distancia

SALUD Por Ana COHEN
La pandemia obliga a los oftalmólogos a buscar alternativas de atención de pacientes y actualización profesional
SPLGgkQ-SnDp2BYIobmTPeNsJrP6TVKpMS29N26o7bvVupcrakaCDFBssHvG7a2M3hfIZIHfpENQWZa7_X-AWk1XlBGx2z9spnwO

Cuando la humanidad se enfrenta a una crisis, siguen importantes avances científicos, sociales y tecnológicos. Ejemplos del pasado incluyen la invención de la penicilina y, más recientemente, la cirugía asistida por robots. También, en nuestra especialidad oftalmológica, están los dispositivos que permiten tener mediciones automatizadas de los pacientes, lo que reduce las interacciones personales y el riesgo de transmisión del COVID-19 en un consultorio.

Los colegas Víctor Eduardo Reviglio, Matías Osaba, Pablo Chiaradia y Fernando Arévalo lo describen muy bien en su publicación “Oftalmología académica en la era post-COVID-19”.

Albert Einstein declaró que “la crisis es la mayor bendición para las personas y las naciones, porque trae progreso” y en nuestra área de la oftalmología, podemos enumerar algunos ejemplos:

1. La videoconferencia, que permite la comunicación inmediata, aumentando la productividad y permitiendo la difusión oportuna de la información clínica y científica independientemente de las distancias geográficas y las diferencias de tiempo. Es un medio potente e interactivo para compartir información clínica y científica.

2. La interconexión, donde científicos, bioquímicos, médicos e instituciones académicas forman parte de una nueva red global de intercambio de información en tiempo real. Por ejemplo, los estudios científicos publicados son analizados, aplicados o criticados a nivel mundial en pocas horas. Será necesario que la academia rediseñe aspectos de la educación clínica y la formación científica después del COVID-19.

3. La telemedicina, que permite la atención, diagnóstico y seguimiento del tratamiento del paciente con avances sin precedentes en un corto período. En casos muy puntuales pero no poco frecuentes, fueron posibles videoconferencias de un profesor o instructor observando a un residente o a estudiantes en un entorno en línea. Los compañeros pudieron observar y proporcionar un bucle de retroalimentación de aprendizaje positivo para ambas partes.

De ahora en más
Hay dos preguntas importantes con respecto a la formación virtual y el libre acceso a la información. En primer lugar, ¿podría la educación virtual sustituir algunos modos tradicionales de educación, incluida la formación en evaluación clínica y procedimientos quirúrgicos o el desarrollo de habilidades específicas requeridas por los subespecialistas?

En segundo lugar, ¿es el libre acceso temporal a bibliotecas académicas y revistas científicas una experiencia única y transitoria, o será un objetivo social y científico que permita, tal vez un mayor crecimiento cognitivo, manteniendo el libre acceso?

Estos cambios que fueron acelerados por la pandemia enfatizan la importancia de las plataformas web interactivas, que proporcionan un medio de aprendizaje clínico y quirúrgico virtual, la práctica para pruebas de elección múltiple y discusiones de casos complejos durante grandes rondas.

Por lo tanto, en estos tiempos de encierro debido al SARS-CoV-2, el avance del progreso científico y académico mueve a nuestra comunidad médica hacia una nueva era oftálmica que todos estamos cambiando colectivamente en tiempo real.

Para los pacientes
Algunas enfermedades de los ojos, especialmente de la retina, están relacionadas con la diabetes, la hipertensión y otras patologías generales del organismo. El consejo es que no se deben dejar de hacer los controles de las enfermedades crónicas ni dejar de lado la prevención de patologías. El aislamiento no implica dejar de lado la enfermedad que uno tenga.

Te puede interesar