¿Cuándo retomaremos nuestro modo de vida?

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
La mayoría de la gente todavía no es consciente de que será difícil volver a la normalidad. Es más, algunas cosas quizás nunca volverán a ser como antes.
mascarilla-mujer

Para aplanar la curva de contagios y evitar colapsos sanitarios, las estrategias fundamentales constan en el distanciamiento social. Todas las naciones coinciden en ese punto. Pero, ¿alcanza solo con eso? Este panorama se vislumbra hasta tanto no logremos que una gran mayoría adquiera inmunidad de forma activa, o de forma pasiva, a través de una vacuna.

El Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), un prestigioso ámbito universitario de los Estados Unidos, en conjunto con el Imperial College de Londres, realizó una publicación a principios de la pandemia que viene actualizando al paso del tiempo y que mantiene su vigencia.

Según su modelo investigativo, la mejor estrategia para frenar la pandemia de coronavirus requiere que nos confinemos durante dos meses seguidos para salir al tercero, pero con normas sociales que deberán cambiar drásticamente.

Si se están preguntando cuándo retomaremos nuestro ritmo de vida habitual y, dejando de lado las cuestiones de orden económico -no por menos importantes-, deberemos tener en cuenta que la mayoría de nosotros todavía no somos conscientes de que será difícil volver a la normalidad, es más: algunas cosas, quizás, nunca volverán a ser como antes.

Los investigadores del Imperial College propusieron una forma de actuar donde, cada vez que se supere un umbral de casos determinado en cada lugar, el país cierre los centros educativos e imponga el aislamiento social hasta tanto el número de contagiados vuelva a cifras que sean sustentables de asistir.

Con base en este estudio, la propuesta es cerrar y aislar a la población durante 60 días, para luego “liberarlos” durante el próximo mes. Un mecanismo a llevar a cabo hasta tanto se disponga de la vacuna. De más está decir que hablamos de un antídoto eficaz, cuestión que no sabemos cuánto tiempo demandará conocer la efectividad del mismo. Resumiendo: seríamos “libres”, un mes de cada tres.

Y si de supuestos hablamos, agreguemos el pensar en un virus cuya cepa no mute y obligue a desarrollar una nueva vacuna cuando esto ocurra.

¿Cómo se entiende esto?
Científicos de Houston, en los Estados Unidos, secuenciaron más de 5.000 cepas del COVID-19 y revelaron una acumulación continua de mutaciones del virus, entre ellas una que puede haberlo hecho más contagioso.

Si bien el 99 por ciento de las cepas de nuestro país es única, esa “estabilidad” de la genética del virus depende de una serie de factores locales difíciles de prevenir.

En artículos previos, mencioné cómo la pandemia puso de manifiesto la fragilidad del sistema de salud en casi todo el mundo y, a riesgo de volver a sufrir situaciones similares, deberemos pensar en adaptarnos a una nueva forma de vivir, trabajar y relacionarnos.

Esto aumentará las desigualdades, pues como la historia lo marca, quienes perderán más serán los más vulnerables y muchos, que sin serlo hoy, debutarán como tales al perder demasiado. Esa “clase perdedora no será la política. Si bien la combinación de pandemia e impacto económico provocará nuevos y desastrosos efectos, no cambiará el orden mundial.

La historia demuestra que las pandemias no afectaron las políticas de las grandes potencias: La gripe española de 1918 y 1919, la más devastadora en término de muertes, hoy apenas se recuerda.

El SARS de 2002 y 2004 no frenó el ascenso de China al liderazgo mundial. La pandemia de gripe H1N1 en 2009 y el ébola en 2014 y 2019, tampoco impactaron en el poder de las grandes naciones.

Solo el tiempo y la realidad que nos rodeará podrán determinar cuánto nos afectará, pero seguro que nos afectará. Mi recomendación de siempre: prevenir y cuidarse es la mejor opción.

Te puede interesar