Trucos infalibles para quitar el amargor a las berenjenas

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
Fritas, rellenas, rebozadas, a la plancha, guisadas, al horno, como guarnición de carnes y pescados… las berenjenas son una verdura muy rica y muy versátil en cocina.
berenjena-ficha-kiUG--1200x630@abc

Están compuestas en un 90% de agua por lo que son muy saludables y ligeras -una pieza mediana no llega a las 25 calorías. Pero las berenjenas también tienen un inconveniente relativo a su sabor: presentan un amargor que puede resultar desagradable pero no te preocupes, esto tiene una explicación. La berenjena contiene una sustancia denominada solanina que es tóxica si se consume cruda y que le aporta ese sabor amargo tan característico de la berenjena. Pero ¡que no cunda el pánico!, esto es de muy fácil solución y en el siguiente vídeo podrás ver dos trucos infalibles para quitar el amargor a la berenjena. Pero antes, vamos a darte algunas pistas de cómo elegirlas en el mercado, algo muy importante para conseguir unas berenjenas de calidad. ¡Toma nota!

Las berenjenas deben de ser frescas, brillantes y firmes al tacto. Con una piel tersa y sin imperfecciones. Si las notas con estrías, rugosidades o un poco blandas, deséchalas, esas llevan más tiempo en la tienda que en la mata.
Para comprobar que estén en su punto óptimo de consumo basta con sostenerla en la mano y apretar un poco con los dedos, si se queda una pequeña huella, estáran listas para consumir, si no, aún están algo verdes, o están muy pasadas si el dedo se te hunde fácilmente.
Elige las berenjenas que al peso resulten más ligeras, así tendrán menos semillas y, puede, que sean menos amargas y de sabor más suave.

Y ahora sí, aquí vamos a explicarte, de forma muy sencilla, cómo quitarle el amargor a las berenjenas y así poder utilizarlas en las preparaciones que más te gusten. Nosotros tenemos nuestra favorita...ya verás:

QUITAR EL AMARGOR A LA BERENJENA EN CUATRO SECILLOS PASOS:
Parte las berenjenas en rodajas de un centímetro de grosor o en bastones, dependerá del uso que vayas a darle después.

Dispon las rodajas en un plato o bandeja con papel absorbente y échales sal por encima. Si utilizas sal gorda mejor

Deja reposar así las berenjenas durante media hora aproximadamente.

Pasado ese tiempo verás cómo las berenjenas han ‘sudado’. Sécalas con la ayuda de un paño de cocina limpio o de un papel absorbente, retirando tanto la sal como esa agua que las berenjenas han sudado que es donde reside el amargor.

Te puede interesar