Coronavirus: aumentan los casos de muerte fetal durante la pandemia en todo el mundo

NOTICIAS DE INTERÉS Por Ana COHEN
Los especialistas lo atribuyen a que las mujeres embarazadas están recibiendo menos cuidados de los necesarios. La situación en el hospital Posadas.
Nutricion_470466128_146629764_1024x576

El miedo a contagiarse de coronavirus está teniendo como efecto colateral el agravamiento de otras enfermedades. En el caso de las mujeres embarazadas, las cuarentenas estrictas y la expansión del COVID-19 complican la realización de los controles necesarios y eso tiene consecuencias alarmantes. Ahora, la revista científica Nature afirma que, a nivel mundial, creció la cantidad de casos con complicaciones fatales en los partos y el número de bebés muertos.

Los investigadores dicen que en algunos países, las mujeres embarazadas no completaron los cinco controles mínimos durante la gestación debido a las restricciones de circulación y las interrupciones en la atención médica. Y, debido a eso, probablemente se pasaron por alto las complicaciones que pueden llevar a la muerte fetal, asegura el artículo.

“En el Hospital Posadas, se duplicó la tasa de muerte fetal del uno al dos por ciento. Es por falta de control prenatal. Es el lado B de la pandemia”, informa a Con Bienestar el doctor Roberto Casale (M.N. 65.557), jefe del Servicio de Obstetricia.

El mayor estudio científico realizado hasta la fecha sobre este tema fue publicado en la revista Lancet en agosto y analizó datos de 21.763 mujeres que dieron a luz en nueve hospitales de Nepal entre enero y mayo.

La investigación, liderada por el epidemiólogo Ashish K.C, de la universidad sueca de Uppsala, demostró que los partos de bebés fallecidos habían aumentado un 50 por ciento entre marzo y mayo pasados, con una suba fuerte durante los meses del gran aislamiento mundial.

“Lo que hemos hecho es provocar accidentalmente un aumento en los partos de fetos muertos al tratar de proteger a las mujeres embarazadas del COVID-19”, declaró a Nature, Jane Warland, una especialista en obstetricia de la Universidad de South Australia, en la ciudad de Adelaida.

En julio, otro estudio publicado en JAMA Network demostró esta misma tendencia durante la pandemia en el Reino Unido, concretamente en el hospital Saint George de Londres, donde los casos prácticamente se cuadruplicaron entre febrero y junio respecto a los tres meses anteriores.

Se trata, en cualquier caso, de un fenómeno aún poco estudiado y sobre el que se requerirán nuevas investigaciones que sirvan para confirmarlo y para dar una explicación más concreta de sus causas.

Sobre los controles del embarazo
“Para un embarazo de bajo riesgo, se recomienda un mínimo de cinco controles, empezando desde el primer trimestre. No obstante, el profesional puede indicar más controles si los juzga necesarios por las condiciones de un caso en particular”, recomienda Casale.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, en cada control, el equipo de salud realiza la siguientes acciones:

- Pesa y mide a la embarazada.

- Controla su presión arterial.

- Le aplica las vacunas necesarias y le indica suplementos vitamínicos y de minerales.

- Solicita análisis de sangre y orina, incluyendo los test de Chagas, toxoplasmosis, Hepatitis B, VDRL y HIV (este último con el consentimiento firmado de la mujer).

- Mide la panza para controlar el crecimiento del bebé.

- Escucha los latidos del corazón del bebé.

- Controla que las piernas de la embarazada no estén hinchadas o si hay otras complicaciones.

- Atiende y responde a las preguntas, dudas e inquietudes de la familia.

- Examina el pecho y aconseja a la mamá sobre la futura lactancia.

- La primera ecografía se realiza en forma temprana para confirmar la edad gestacional.

- La segunda ecografía, en la segunda mitad del embarazo, permite controlar el crecimiento fetal y otros parámetros.

Te puede interesar