En el Día Mundial del Corazón, lanzan una campaña que promueve la salud cardiovascular

SALUD Por Julia VOSCSO
Desde hoy y hasta el 6 de octubre, se difundirán mensajes clave sobre enfermedad coronaria a través de las redes sociales y medios de comunicación.
corazon-hombre-mujer

El Ministerio de Salud presenta una campaña de promoción para el cuidado de la población sobre las enfermedades cardiovasculares, que representan en la Argentina la primera causa de muerte, en el marco del Día del Corazón, que se conmemora hoy.

De la campaña, que se extenderá hasta el 6 de octubre, participan la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), la Fundación Cardiología Argentina (FCA) y la Federación Argentina de Cardiología (FAC), se informó a través de un comunicado.

En la Argentina, las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa por la que muere uno de cada tres hombres y mujeres. La manifestación más temida es el infarto de miocardio, cuyo síntoma frecuente es el dolor de pecho, al que se le suma falta de aire, sudoración, náuseas, vómitos y palpitaciones.

El corazón de la mujer
“La enfermedad cardiovascular constituye la principal causa de muerte de la mujer y hay una percepción equivocada sobre dicha condición. Esta situación se extiende, lamentablemente, a los médicos tratantes”, plantea Ricardo Levin (M.N. 69.325), médico especialista en cardiología.

Una encuesta de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), que incluyó una muestra de 600 mujeres, estableció que para casi el 54 por ciento de las evaluadas la principal causa de muerte femenina resultaba el cáncer en general, y el cáncer de mama en particular (16.5 por ciento) mientras que solamente el 20 por ciento de las encuestadas respondió que lo era la patología cardiovascular.

“Las pacientes reciben, según datos del Registro Epi Cardio, menos tratamientos que los necesarios al presentar un síndrome coronario agudo, con tasas inferiores de utilización de drogas que claramente han demostrado reducir la mortalidad del infarto, como el uso de antiagregantes plaquetarios, estatinas, beta bloqueantes e inhibidores de la enzima convertidora, además de un menor número de procedimientos diagnósticos como una angiografía coronaria y, también, una reducida utilización de estrategias terapéuticas como el tratamiento fibrinolítico del infarto, la angioplastia primaria o la cirugía coronaria”, detalla el especialista.

Cuanto más se demora el tratamiento después de un ataque al corazón, mayores son las posibilidades de que este órgano sufra un daño permanente. En el caso de las mujeres, la gran mayoría a partir de la menopausia no es consciente del riesgo cardiovascular.

“Esta situación debe abordarse integralmente asumiéndolo como un serio problema de salud publica el cual requiere de diversas acciones para enfrentarlo; información y educación dirigida hacia la población médica y, por otro lado, de la apropiada concientización de la propia mujer respecto de la importancia que representan las enfermedades cardiovasculares”, concluye Levin.

Te puede interesar