¿Es bueno tomar agua con limón o hacer yoga en ayunas?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
Todo lo que conviene hacer (o no)
lim-n-1336

¿Se puede hacer deporte en ayunas? ¿Es beneficioso tomar agua con limón nada más levantarse? Hay determinadas cosas que puedes hacer en ayunas, pero otras que, por el contrario, no te hacen tanto bien. Repasamos con la ayuda de la farmacéutica Meritxell Martí algunas de ellas:

Beber agua  
En opinión de Meritxell Martí es muy bueno ingerir este líquido elemento, vital para nuestro organismo, en ayunas. Nos matiza que la podemos beber sola, con infusiones de plantas o de frutas. Entre sus beneficios, cita que nos ayudará a distraer el hambre, además de que te echará una mano a la hora de eliminar más fácilmente las posibles toxinas si quieres, además de adelgazar, hacer una cura détox. Nos explica, además, que el agua a nivel energético no tiene ningún beneficio, pero, sin embargo, sí que va a ayudar a regular el tránsito intestinal.

Hacer yoga
Al contrario de lo que sucede con otras disciplinas, hacer yoga sí que está recomendado en ayunas. Al no ser tanto de impacto ni necesidad de energía rápida, no provocará el efecto que pueda tener por ejemplo el running. Elisa del Buen Aire, directora, profesora de yoga y Life Coach en Grow Studio Yoga Barcelona, centro asociado de Urban Sport Club, añade que “muchas de las prácticas tradicionales de yoga se realizan en ayuno", pues se obtienen beneficios en relación a la desintoxicación del cuerpo y el mantenimiento de unos procesos vitales saludables.

Tomar agua con limón
El agua templada ayuda por la mañana a primera hora ayuda a regular el tránsito intestinal, eliminar toxinas y depurar el organismo, así como a evitar el estreñimiento. Al añadir el limón, este agua aunque algo ácida, al llegar al estómago alcaliniza el organismo. Equilibra el PH del organismo, aunque el limón es ácido realmente se considera alimento alcalino. Nos explica que también es útil para disminuir la inflamación de las articulaciones, gracias al contenido en vitamina C y en flavonoides. Además, rehidrata el organismo al aportar electrolitos, y la mañana es el mejor momento para rehidratar después de toda la noche. Un extra: refresca el aliento, dando una sensación de frescor.

Ojo, eso sí, porque el ácido del limón puede provocar manchas en el esmalte dental y, por este motivo, se aconseja enjuagar la boca después de haberlo bebido y beberlo antes de cepillarse los dientes. Meritxell Martí nos explica que algunos nutricionistas lo consideran como un mito, de hecho hay personas que consideran que beber agua sola por la mañana puede tener el mismo efecto. Y no todas las personas notan el beneficio de tomar limón cuando tienen reflujo o acidez gástrica, que incluso pueden provocar más acidez estomacal.

Correr
La experta nos cuenta que hay que tener especial cuidado, pues el ejercicio aeróbico tiene mucho desgaste de calorías y si llevamos muchas horas en ayunas, puede llevarnos a una baja de azúcar sanguíneo, y con ello algún desmayo o falta de energía, lo que puede provocar más hambre. Por eso, conviene tomar algo antes de cazarse las zapatillas de running. José Pablo Rodríguez, director y entrenador de Personal Running (@Pers_Running) añade que si salimos muy pronto por la mañana, salvo que nos levantemos muy temprano y dejemos el tiempo oportuno antes de correr, no podremos desayunar de forma adecuada antes de salir hacer running, ya que no habrán pasado las 2h- 2h30’ de digestión que necesita nuestro organismo para digerir los alimentos. Por ello, el experto recomienda que si sales por la mañana, es aconsejable haber hecho una ingesta por la noche de hidratos de carbono (arroz, pasta, pan… a poder ser integral) para poder tener esa energía disponible por la mañana cuando hagas el entrenamiento. Para no hacer el entrenamiento en ayunas, también es aconsejable tomar 15-30’ antes del entrenamiento algo ligero que se digiera fácilmente, como un plátano o una barrita de cereales que te aporte esa energía para empezar el entrenamiento.

Caminar
La farmacéutica nos explica que puede ser una buena opción. Y nos explica que como nuestro organismo no tiene la energía rápida del consumo de hidratos de carbono, usará la energía de reserva que son las grasas y, con ello, lograremos disminuir el contenido graso de nuestro organismo. Lo que no es tan conveniente es entrenar en ayunas, al menos para todo el mundo. "Conviene resaltar que entrenar en ayunas no es apto para todo el mundo, hace falta tener una vida deportiva activa y estar acostumbrado a hacer deporte. Si pretendemos entrenar en ayunas la segunda semana que llevamos apuntados al gimnasio, podremos llevarnos un susto; ya que en gente no habituada al deporte podría ser normal una brusca bajada de azúcar, de tensión, sufrir mareos, vómitos, etcétera. Así pues, si no somos deportistas habituales y lo único que queremos es perder peso, es mejor no entrenar en ayunas", explican los entrenadores de Infinit Fitness.

Consumir determinados medicamentos
La propietaria de Farmacia Meritxell nos cuenta que tenemos que tener en cuenta que los medicamentos que son más irritantes para el sistema digestivo, al estar con el estómago vacío pueden provocar que produzcamos más jugos gástricos y, con ello, provocar cierta irritación estomacal. Si estamos en ayunas, no es aconsejable tomar ningún fármaco que pueda irritar el sistema digestivo, como podría ser una alta dosis de antibióticos. Por este motivo, deberíamos tomarlos siempre que sea posible acompañados de alimentos. Eso sí, si estamos realizando por ejemplo un ayuno intermitente, matiza que los medicamentos que estemos tomando no los podemos dejar aunque estemos en ayunas.

Masticar chicle
El chicle tiene dos problemas, en opinión de la experta: el primero es que es muy posible que ingirieras aire y, con ello, provocas gases. El segundo es que si están edulcorados con edulcorantes artificiales, además de dichos gases, también pueden provocar una necesidad de alimentarnos con dulces, ya que provoca del mismo modo que los dulces picos insulínicos. 

Te puede interesar