Coronavirus: un estudio inglés afirma que los ronquidos podrían complicar los cuadros de COVID-19

SALUD Por Ana COHEN
Los mayores inconvenientes los tienen las personas que padecen apnea obstructiva del sueño y diabetes, dice el trabajo de la Universidad de Warwick.
images?q=tbn%3AANd9GcRh7E3c9ezb_ZoRRY1mCz_x_-LEjgEjZ3GOtA&usqp=CAU

Roncar de forma continua podría aumentar tres veces los riesgos de sufrir consecuencias graves al contraer coronavirus, afirman expertos de la Universidad de Warwick, Inglaterra. Las conclusiones se publicaron en la revista Sleep Medicine Review, que cubre investigaciones sobre el diagnóstico y la terapia de los trastornos del sueño.

La revisión sugiere la necesidad de investigar más a fondo el impacto del COVID-19 en aquellas personas con apnea del sueño o factores de riesgo de tenerla, como la diabetes, la obesidad y la hipertensión.

“El ronquido es un ruido respiratorio que se origina durante el sueño nocturno o diurno. Puede ser un síntoma muy común del síndrome de apnea obstructiva del sueño”, explica a Con Bienestar el doctor Eduardo Giugno MN 46436, profesor adjunto de neumonología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Las personas con síndrome de apnea obstructiva del sueño sufren cinco o más episodios breves durante cada hora de sueño, en los que dejan de respirar o cuando su respiración es muy superficial.

Apnea y coronavirus
El equipo médico inglés examinó 18 estudios hasta junio de este año, ocho de los cuales se referían al riesgo de muerte, mientras que 10 tenían que ver con el diagnóstico y tratamiento de la apnea del sueño.

Encontraron que los 1.300 pacientes diabéticos evaluados que fueron hospitalizados por COVID-19 y recibieron tratamiento para la apnea obstructiva del sueño tenían 2,8 veces más riesgo de morir al séptimo día después del ingreso hospitalario.

Según las conclusiones, es probable que el coronavirus aumente el estrés oxidativo y la inflamación. Esto causa efectos en las vías de la bradiquinina (que ayuda a controlar la presión arterial). Estas complicaciones ya están presentes en los pacientes con apnea obstructiva del sueño.

“Se debe realizar una consulta médica especializada y como medidas generales se recomienda bajar de peso, evitar el alcohol, los sedantes y no dormir boca arriba”, indicó el especialista.

“Cuando tenés individuos en los que estos mecanismos ya están afectados, no sería sorprendente que el COVID-19 los empeore”, plantea la directora del estudio, Michelle Miller y sugirió: “Este grupo de personas debería ser más consciente de que la apnea obstructiva del sueño podría ser un riesgo adicional si se contagia de coronavirus”.

También recomendó que cumplan con el tratamiento y tomen tantas precauciones como sean posibles para reducir el riesgo: usar barbijo, respetar el distanciamiento social y hacerse un hisopado tan pronto como se note cualquier síntoma.

“Esta condición está muy subdiagnosticada, y no sabemos si la apnea del sueño no diagnosticada confiere un riesgo aún mayor o no”, señala la investigadora que precisó la necesidad de contar con más estudios sobre el impacto de la apnea obstructiva del sueño en los pacientes de coronavirus.

Te puede interesar