¿El encierro por la cuarentena puede potenciar las condiciones alérgicas de los bebés?

SER PADRES Por Ana COHEN
Por el aislamiento, hay menos infecciones virales. Expertos señalan que esto supone un menor trabajo para el sistema inmunológico.
barbijo-bebe

Al nacer y entrar en contacto con el mundo exterior, los bebés comienzan a desarrollar su sistema inmunológico. El contacto con elementos del medio ambiente o con otros chicos facilita las infecciones virales o el traspaso de algunas bacterias, lo que puede prevenir enfermedades alérgicas. Pero, ¿qué sucede en un contexto de aislamiento?

“Esta situación actual en la cual vivimos nos expone mucho menos al COVID-19, pero los chicos este año tampoco se están infectando con ningún otro virus. Esto puede generar que haya una predisposición genética a tener alergias”, advierte a Con Bienestar el doctor Claudio Parisi (M.N. 95.292), jefe de las secciones de Alergia en Adultos y Pediátrica del Hospital Italiano.

Al haber un “menor estímulo de tipo infeccioso” durante los primeros meses de vida, puede generarse una aparición mayor de enfermedades alérgicas que las que se veían antes de la pandemia, “sobre todo en los chicos que nacen en un período de aislamiento social”, indica el especialista.

Para saber más sobre este tema, un equipo de científicos del departamento de pediatría del Royal College of Surgeons y profesionales clínicos del Children’s Hospital en Temple Street en Dublín, Irlanda, comenzaron un estudio para determinar si los bebés que nacen durante el encierro pueden tener más probabilidades de desarrollar estas condiciones.

Parisi considera que este experimento natural puede llegar a corroborar la “hipótesis de la higiene”, que dice que las enfermedades alérgicas aumentaron en el mundo porque vivimos en “ambientes muy limpios”, lo que significa que tenemos menos exposición a virus, bacterias y parásitos.

Esto es, básicamente, por los cuidados que se toman. Más exposición a antibióticos, que pueden variar la flora bacteriana normal del organismo, el consumo de leche pasteurizada y menor contacto con la naturaleza, entre una larga lista.

“Toda esa falta de estímulos hacia el sistema inmunológico podría generar que haya un desequilibrio y que éste comience a equivocarse”, alerta el doctor. Y en esa equivocación, pueden aparecer, en vez de reacciones de “defensa normal”, que es lo que debería generar este sistema, reacciones de tipo alérgico.

Qué sucede en el nacimiento
“La madre, durante el embarazo, tiene una respuesta inmunológica que se llama humoral, encargada de generar anticuerpos, que permite que el bebé no sea rechazado”, describe Parisi.

Pero cuando esta respuesta es “exagerada o es predominante en la vida”, aparecen las enfermedades alérgicas. Para evitar eso, “es necesario" que, desde el momento del nacimiento, "aparezcan una serie de estímulos que van a modular la respuesta inmunológica del bebé”.

Uno de esos estímulos es el canal de parto. Cuando el bebé lo atraviesa, se pone en contacto con bacterias vaginales que tienen la característica de generar mecanismos de tolerancia inmunológica que van a equilibrar su respuesta inmune, continúa el doctor.

Otro aspecto tiene que ver con el contacto con virus y bacterias que se encuentran en el medio ambiente. Parisi indica que los chicos que viven en el campo y tienen contacto con animales de granja tienen menos alergias.

“Los niños que se exponen a cuadros virales durante el primer año de vida también tienen menos reacciones alérgicas”, señala el especialista.

Te puede interesar