Los 5 alimentos que no deberías evitar si quieres adelgazar

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
No es cierto que engorden y, además, son sanos y necesarios
eaters-collective-ddZYOtZUnBk-unsplash-750x548

Cuando estamos haciendo dieta para perder peso y, sobre todo, si lo hacemos sin el asesoramiento de un nutricionista, tomamos la decisión de 'quitarnos' muchos alimentos que pensamos que nos van a hacer engordar. Así, suponemos que si los eliminamos de nuestros menús vamos a adelgazar más rápido.

Sin embargo, esto no es del todo cierto. Y podemos estar prescindiendo de alimentos que sí aportan muchas calorías pero con un alto valor nutritivo. Además, si nuestra dieta global es saludable, hacemos ejercicio físico o llevamos una vida activa, podemos consumir estos alimentos sin miedo a engordar. Ya que lo importante son los hábitos, no el detalle de lo que se come.

Los expertos nutricionistas de Nutritienda han seleccionado los cinco alimentos que más se evitan por temor a que se traduzan en kilos de más pero que no son lo que parecen

PALTA
¿Qué puede haber más saludable y sabroso que una ensalada con aguacate o una tostada de pan integral con tomate y este fruto delicioso? Sí, lo sabemos, hay infinidad de platos con los que se nos hace la boca agua, y los que llevan aguacate son, sin duda, unos de ellos. Entonces, ¿por qué lo evitamos cuando vamos a adelgazar? Porque pensamos que si lo comemos se nos va a ir a cualquier parte del cuerpo en forma de grasa. Una vez más, debemos desmitificar esta mala fama.

El aguacate es el fruto mexicano que probablemente más se haya popularizado en los últimos años, y es que su sabor, textura y sobre todo, sus propiedades nutricionales, han conquistado el paladar de muchas personas alrededor del mundo. Además, es un fruto con una extraordinaria versatilidad culinaria y, por si fuera poco, sus perfectas propiedades nutricionales hacen que se encuentre entre los alimentos top en el mundo culinario y fitness actual. Antiguamente fue un fruto muy despreciado por la población general debido a su fama de tener alto valor calórico, pero poco a poco se fue haciendo hueco en la alimentación diaria de muchas familias al ir descubriendo todos sus beneficios. Hay que aprender a ver las propiedades de un alimento mucho más allá de las calorías que pueda aportar, y el aguacate es el mejor ejemplo de esto. 

Sí es cierto que es un fruto bastante calórico, cuenta con 230 kcal por 100 gramos, pero tiene un valor nutricional inmejorable. El nutriente que más destaca es la grasa, pero la denominada “grasa buena” monoinsaturada, como el ácido oleico, y la fibra.

Gracias a esto es el alimento perfecto para mejorar la salud cardiovascular ya que está demostrado que mejora el colesterol malo. Destaca por su contenido en magnesio, potasio, vitaminas del grupo B y la antioxidante por excelencia, la vitamina E. Así que, aunque sea una comida con alto nivel calórico es una buena alternativa a las grasas saturadas y conviene introducirla en nuestra alimentación. Y si haces ejercicio físico y tu dieta global tiene menos calorías, no tendrás ningún problema si comes aguacate. 

Pistachos
En una dieta sana y equilibrada, y aunque estés intentando perder peso, no puedes prescindir de los frutos secos, debido a que su valor nutritivo es muy alto. Estos alimentos, son ricos en fibra, vitaminas, minerales y grasas saludables.

Según recuerda Noelia Suárez, de Nutritienda, "muchas veces evitamos comerlos por temor a engordar, pero resulta una alternativa saludable para comer entre horas". Incluso si son pistachos, un alimento que muchas personas asocian con el fruto seco con más calorías. ¿Qué hay de verdad en esto?

El pistacho, originario de Asia y conocido desde hace miles de años, es un fruto seco con un contenido muy relevante en nutrientes. Contiene cantidades importantes de vitamina E (conocida por su poder antioxidante), así como vitaminas A, C, B1, B6 y B9. Además, es rico en magnesio, potasio, hierro y fibra.

Con respecto a las calorías debemos decir que el pistacho (con aproximadamente 590 Kcal/100g) tiene menos calorías que los piñones, las avellanas, las nueces y las almendras. Por lo tanto, no, ¡no se trata del fruto seco más calórico!

Además de su gran sabor y su riqueza en nutrientes, el pistacho puede ser un gran aliado de los deportistas que quieran aumentar su rendimiento muscular, ya que es rico en arginina, aminoácido que favorece la vasodilatación y la síntesis de óxido nítrico, lo que facilita el aporte de nutrientes a nuestras células, siendo indispensable en la recuperación muscular.

También, al ser rico en fibra produce un efecto saciante y prolongado, por lo que colabora en el control de peso, por lo tanto, si uno come varias veces a la semana pistachos reduce la probabilidad de picar entre horas alimentos procesados y ricos en azúcares que favorecen el aumento de peso ¡Y son ideales en ensaladas!

Leche
La leche contiene lactosa, un azúcar compuesto por glucosa y galactosa, para digerir la lactosa se necesita la enzima lactasa producida en el intestino delgado. Esta enzima es la responsable de desdoblar la glucosa en sus dos azúcares simples: glucosa y galactosa. De esta forma, si los niveles de lactasa son bajos o ésta no realiza bien su labor “desdobladora”, aparecen dificultades para digerirla.

Un porcentaje reducido de la población puede dejar de producir esta enzima, ocasionando problemas y resultándoles indigesta. Sin embargo, si se tolera la leche (el 75% de la población lo hace), no hay motivo para dejar de consumirla, al revés, es una fuente de calcio, de vitamina D y nutrientes esenciales para conservar sanos los huesos y los dientes. La leche es un alimento muy completo, la mayoría de su peso es agua, proporciona proteínas de alto valor biológico y sales minerales (calcio, fósforo y magnesio) muy importantes para el mantenimiento y desarrollo de la masa muscular y ósea.

Por último, la leche es una buena fuente de vitaminas del grupo B, A y D necesarias para el buen funcionamiento del organismo. Muchas veces uno cree que tomando leche se engorda, pero no es cierto, ya que las seroproteínas que contiene sacian, además resulta un alimento muy interesante dentro de una alimentación equilibrada. Por cierto No solo es buena la leche de vaca, ¡la de cabra y oveja también!

Pasta
Existe la creencia, una vez más, errónea, de que los carbohidratos deben evitarse, especialmente, por la noche. Pero en este caso hay matices que deben ser aclarados para que no elimines este alimento tan rico y saludable, aunque estés intentando perder peso. Eso sí, cuando compres pasta, que sea integral. 

La refinada, rica en azúcares y almidón, combinada con la falta de ejercicio sí contribuye al aumento de peso. "Cuando se ingieren carbohidratos como puede ser la pasta, estos son utilizados para reponer las reservas de glucógeno, tanto en el hígado como en el músculo, reservas que se gastan cuando se realiza algo de actividad física", nos explican desde Nutritienda. Cuando las reservas están llenas, el excedente de glucosa se transforma en grasa pero esto ocurre en cualquier momento del día, no solo por la noche.

¿Qué ocurre si por el día se realiza actividad física y en la comida se toma carbohidratos? Que las reservas de glucógeno gastadas se repondrán. Lo mismo ocurre si realizamos actividad física por la tarde y por la noche hacemos una cena rica en carbohidratos, estos repondrán las reservas gastadas durante la actividad. Por lo tanto, la pasta solo se transformará en grasas cuando no se haya hecho nada de actividad física anterior o posteriormente a su ingesta.

Por tanto, lo ideal, además de comer variado, no dejar de comer pasta por miedo a engordar pero tener en cuenta que una vida sedentaria no es buena y hay que combinar estos alimentos con algo de ejercicio. También es aconsejable huir de las salsas muy calóricas, porque esas sí te pueden hacer engordar. 

Aceitunas
Las aceitunas son otro ejemplo de alimentos que uno cree que engordan pero que realmente son muy buenas para mantener el peso. Por lo que no debes eliminarlas si estás haciendo dieta para adelgazar. 

Estos alimentos son ricos en antioxidantes naturales, inhibiendo la oxidación de los lípidos, promoviendo la relajación vascular y prevención de la arteriosclerosis de especial importancia en los países desarrollados donde las patologías cardiovasculares representan una de las mayores causas de muerte.

Además, protegen el aparato digestivo ya que el ácido oleico impide liberar péptidos y hormonas inhibiendo la secreción de jugos gástricos y con ello de ácido clorhídrico, esto evita el síndrome de hipersecreción ácida y las úlceras gástricas y duodenales.

Por si fuera poco, constituyen una excelente fuente de hierro y sodio, vitaminas A y C que mejoran nuestras defensas, también son altamente saciantes y ayudan a mantener nuestro peso ya que contienen pocas calorías y tienen un alto aporte de fibra. 

Por ello, los expertos en nutrición de Nutritienda te aconsejan que no las elimines de tu menú. Además, hay tantas variedades que seguro que encuentras la que mejor satisfaga tu deseo de picar entre horas. 

Te puede interesar