Coronavirus: la capacitación es clave para combatir las infecciones intrahospitalarias

SALUD Por Julia VOSCO
Un programa que promueve protocolos para reducir el impacto del virus
images?q=tbn%3AANd9GcSbcc8bvEaB7Z1ggIE3h1pTmWBE-bi712EuYA&usqp=CAU

Según la OMS, cada día las infecciones de adquisición hospitalaria provocan no sólo más muertes, sino también la prolongación de las internaciones y costos adicionales para los sistemas de salud, los pacientes y sus familias.

Considerada una verdadera epidemia oculta, estas infecciones representan un permanente desafío para médicos y enfermeros que realizan programas de vigilancia y control e intentan la máxima reducción posible de la incidencia y la mortalidad asociada. Esta situación cobra mayor relevancia en el actual contexto de COVID-19, en el que la disponibilidad de camas se convirtió en una necesidad clave.

En este marco, Pan American Energy -empresa global líder de energía en la Argentina- junto con la Fundación del Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI), lleva adelante desde el 2009 el Programa de Control de Infecciones de Adquisición Hospitalaria. Esta iniciativa, busca reducir el impacto de este tipo de infecciones, que prolongan las internaciones e incluso pueden llevar a la muerte al paciente.

La propagación del coronavirus también obligó a plantear nuevas medidas de seguridad para el día a día hospitalario, sobre todo por algunos desafíos particulares que se fueron presentando. “La gran diferencia con otros patógenos que se pueden transmitir en un hospital es que el SARS-CoV-2 es altamente transmisible entre profesionales de la salud”, explicó el doctor Diego Fridman (MN 99.659) coordinador del programa y miembro de FUNCEI.

“Las bacterias, habitualmente se transmiten a través del profesional de la salud: un médico, un enfermero o un kinesiólogo brinda cuidados a un paciente y después lleva esa bacteria del paciente 1 al 2. Ahora, la gran diferencia, es que profesionales de la salud pueden adquirir el COVID-19 en su práctica profesional, y propagarlo rápidamente entre ellos en los espacios comunes en el hospital, como el comedor o el vestuario”, indicó Fridman.

En este contexto, el Programa de Control de Infecciones de Adquisición Hospitalaria que lleva adelante PAE, se reconvirtió para acompañar a los Ministerios de Salud de las provincias de Chubut y Neuquén en la capacitación de profesionales de la salud. Dentro de los principales puntos, se trabajó en cuidados y protocolos para evitar la propagación del virus, tales como la correcta utilización de elementos de protección personal y su posterior descarte, el manejo de muestras microbiológicas, la realización de hisopados, protocolos para manejo de respiradores, y el procedimiento de aislamiento de pacientes y personal médico con COVID-19.

“La implementación y reconversión del programa es un claro ejemplo del trabajo articulado entre el sector privado, público y organizaciones especializadas para generar iniciativas transformadoras y con impacto concreto en la sociedad; contribuyendo a mejorar el cuidado de los pacientes, el personal de salud y la comunidad”, señala Agustina Zenarruza, Gerente de Sustentabilidad de PAE.

“Con la llegada de la pandemia, decidimos continuar trabajando en forma transversal con todos los profesionales de la salud, es decir, con médicos, enfermeros, expertos en esterilización, el equipo de laboratorio, y el personal de limpieza de los hospitales. Se definieron ejes de trabajo como la importancia del laboratorio para el diagnóstico del COVID-19, el abordaje de los hogares para los adultos mayores, novedades terapéuticas en el tratamiento del virus. También analizamos mitos y verdades, porque hay mucha información circulando, que a veces no tiene un fundamento científico”, señaló Fridman.

Luego de varios años de implementación del programa en Chubut, ya se ven los primeros resultados. Se lograron establecer diversas tasas, como por ejemplo la de prevalencia de Infecciones de Adquisición Hospitalaria (IAH) de cada hospital participante y en su conjunto. A través de estos indicadores, pudo determinarse el impacto de estas infecciones, donde la estancia media entre pacientes que no tienen una IAH es de 3 días, mientras que aquellos que sí la tienen es de 11.5 días.

El Programa de Control de Infecciones de Adquisición Hospitalaria busca contribuir a elevar la calidad de atención de los hospitales públicos y centros de salud de Chubut y Neuquén. Con la propagación del COVID-19, esta iniciativa se reconvirtió a un formato virtual y adaptó sus contenidos para dar respuesta a las nuevas necesidades planteadas por la pandemia, haciendo foco en la capacitación del personal de salud y la mejora de los servicios de laboratorio, esterilización e higiene hospitalaria.

Te puede interesar