Ley de fibrosis quística: Salud apuesta a una droga local para que no colapse el presupuesto

El ministro Ginés González García cree que así se disminuirían ampliamente los costos.
fibrosis-qu%C3%ADstica

Al momento de aprobar la Ley de fibrosis quística, hace poco más de un mes, el proyecto contaba con cuestionamientos puntuales del ministerio de Salud, encabezado por Ginés González García.

Uno de los principales argumentos de la cartera estaba relacionado con cuestiones presupuestarias y que, en palabras del ministro, las hacían “inaplicable en varios artículos”. Por eso se promulgó, impulsada por el propio Alberto Fernández, con modificaciones, y ahora el foco está puesto en una droga fabricada en la Argentina que disminuiría ampliamente los costos.

La Cámara de Senadores, con previa indicación de Fernández a su bloque del Frente de Todos, convirtió en ley el 23 de julio al proyecto de Protección Integral para las personas con fibrosis quística. En ese momento se abrió una incógnita con respecto a su futuro y hasta se habló de un posible veto a causa de los reparos que había manifestado González García.

Finalmente, la norma fue promulgada sin el artículo 6, el que generaba las mayores dificultades, según la cartera sanitaria. Este punto por un lado garantizaba “la cobertura integral del 100 por ciento de los medicamentos” y por otro prohibía “su sustitución y/o modificación por parte de la obra social, empresa de medicina prepaga y del sector público de salud”. El problema, de acuerdo con Ginés, radicaba en que uno de los medicamentos que se utilizan en algunos casos para tratar la enfermedad, la Trikafta, fabricado en Estados Unidos, cuesta mas de 300 mil dólares por año, e implicaría un gasto prácticamente insostenible para el sistema.

Además, el artículo “obligaba a que el médico dijera la marca de un medicamento y que eso no se pudiera cambiar. Está en contra de la política argentina de hace muchos años”, señaló el ministro el 12 de agosto, en referencia a la ley de medicamentos genéricos sancionada en 2002.

Entonces, con la eliminación de este punto, el panorama para las autoridades cambió, y se comenzó a trabajar en un plan de cara a la reglamentación de la ley.

“Ese valor es solo si usamos lo que traemos de afuera, en cambio sacando el párrafo de la prohibición de sustitución, podemos reemplazar este tratamiento por la copia local que estará disponible el año que viene”, adelantó Sonia Tarragona, subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica del ministerio de Salud al promulgarse la ley. “Se reduciría el costo a un quinto, pasando de 340.000 a entre 60.000 y 70.000 dólares por año”, detalló.

En este sentido, según consignó Clarín, el objetivo del gobierno es que la alternativa local al medicamento que es fabricado por la farmacéutica Vertex en Estados Unidos, esté en el mercado el segundo trimestre de 2021.

En el plenario de comisiones del Senado, en julio, González García había hablado de crear un “plan nacional” en relación con la fibrosis quística, pero sin dar mayores detalles. La fabricación del equivalente a la Trikafta sería parte esencial de ese plan.

De hecho ya se concretaron una serie de reuniones con el laboratorio argentino, que trabaja para producir el medicamento, en las plantas que tiene en Pilar y Villa Crespo.

Las garantías en cuanto a la efectividad de la droga, en principio, puede encontrarse en los antecedentes del laboratorio en la fabricación de la primera y segunda generación de moduladores (medicamentos para el tratamiento de la fibrosis quística).

Qué es la fibrosis quística
Se trata de una enfermedad genética e incurable que con el tiempo deteriora fuertemente los pulmones.

Los pacientes fibroquísticos son, desde muy jóvenes, candidatos frecuentes al trasplante bipulmonar.

El diagnóstico se realiza por pesquisa neonatal, obligatoria en nuestro país por la ley 24.438 (sancionada en 1994). La enfermedad afecta además al páncreas, responsable de la producción de enzimas necesarias para la metabolización de los alimentos. Por ello, las personas con esta enfermedad están en riesgo permanente de desnutrición si no reciben suplementos enzimáticos con cada comida.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, la fibrosis quística afecta a 1 de cada 7000 personas. En la Argentina alrededor de 400 chicos nacen por año con la enfermedad, pero no existen estadísticas oficiales.

Te puede interesar