Coronavirus: estudian un broncodilatador usado para tratar la EPOC

Investigadores españoles creen que podría ofrecer algún tipo de protección contra el COVID-19.
1598877174_940228_1598877301_noticia_normal_recorte1

Según un estudio que publica la Revista Clínica Española, el bromuro de tiotropio, que es un fármaco que se usa de forma inhalada como broncodilatador en pacientes que sufren de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o asma, podría tener efectos protectores ante el coronavirus.

El trabajo lo firman investigadores del Consorcio Sanitario del Maresme y del Hospital de Mataró (Barcelona) después de analizar los casos de 487 pacientes infectados, de los que 25 padecían EPOC.

El objetivo de la investigación era averiguar si los enfermos de EPOC tienen alguna característica que contribuya a una menor infección y los médicos identificaron tres factores.

1. El aislamiento, que redujo el riesgo de contagio de estas personas más vulnerables.

2. La respuesta inmune a la EPOC que, o bien evitaría la infección de estos pacientes por SARS-CoV-2, o bien haría que los síntomas fueran más leves.

3. Los medicamentos inhalados, corticoides y broncodilatadores.

Los investigadores compararon el tratamiento que recibieron los pacientes con EPOC ingresados por COVID-19 en el Hospital de Mataró con el de pacientes que solo tienen EPOC y que fueron ingresados en otros centros. Sólo el 12 por ciento de los pacientes ingresados en Mataró con COVID-19 y EPOC utilizan el broncodilatador de bromuro de tiotropio, un porcentaje significativamente inferior al que muestran los datos de otros centros (29,5 - 31,7 por ciento de los enfermos ingresados sólo por EPOC).

La conclusión podría indicar que los pacientes de EPOC que toman tiotropio están mejor protegidos contra la infección por SARS-CoV-2, según apuntan los investigadores que también reconocen que se tendría que profundizar la investigación en esta línea para comprobar si realmente es así.

Las recomendaciones generales
En la Argentina, el Ministerio de Salud recordó la serie de consejos para la población en general, pero la reforzó para la prevención de infecciones respiratorias en pacientes con patologías crónicas. Las sugerencias, son las siguientes:

• Distanciamiento social (mantener dos metros de distancia entre personas).

• Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, una solución hidroalcóholica o alcohol en gel.

• Toser o estornudar sobre el pliegue del codo o utilizar pañuelos descartables.

• No llevarse las manos a la cara.

• Ventilar bien los ambientes de la casa y del lugar de trabajo.

• Desinfectar bien los objetos que se usan con frecuencia.

• No automedicarse.

• Permanecer en el domicilio la mayor parte del tiempo y minimizar el contacto social.

• Evitar el contacto con personas con síntomas respiratorios.

• Vacunarse contra la gripe y el neumococo.

• En la medida de lo posible, delegar la realización de mandados o compra de medicamentos a personas de confianza o del entorno familiar que no pertenezcan a los grupos de riesgo.

Te puede interesar