Alimentos congelados: ¿buena opción para nuestras cenas saludables?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
No tienen por qué ser desterrados de nuestra dieta
images?q=tbn%3AANd9GcTFZEGgmuc8yrtA6MAEWaIvoH7Cf9tp_r38rg&usqp=CAU

La alimentación es un aspecto de nuestro día a día que cada día nos preocupa más. Comer de manera saludable se ha convertido en uno de los objetivos primordiales de muchas familias en la reciente tendencia healthy que inunda cada vez más nuestro estilo de vida. En esta nueva corriente, los productos frescos y de temporada cobran una gran importancia, considerados por los expertos como la base fundamental de una perfecta alimentación. Sin embargo, en muchas ocasiones, nuestro vertiginoso ritmo de vida y las especiales condiciones de nuestro día a día no nos permiten comprar diariamente productos frescos para llevar a nuestra mesa. Esto hace que nuestro congelador se llene de ultracongelados que poseen una vida más larga y, en muchas ocasiones, mantienen intactas sus propiedades. De este modo y según apuntan los expertos en nutrición, los productos congelados son perfectos para dar una nueva vida a nuestras cenas saludables, también en verano, coincidiendo incluso con el periodo vacacional cuando nos desplazamos de nuestros hogares y nos instalamos en nuestras segunda residencia.  Repasamos algunos de ellos.

Verduras
Las verduras son algunos de los alimentos mejor valorados cuando se trata de consumir ultracongelados. Al no incluir ni sal ni aditivos en su gran mayoría, el proceso de congelación mantiene sus propiedades intactas hasta el momento de su consumo. De entre todas las verduras, el  brócoli y la zanahoria  son los reyes del refrigerador.

Moluscos y crustáceos
El pescado no es el único fruto del mar que puede ganar si se conserva congelado. Moluscos como los mejillones y otros alimentos como las gambas, tanto si se compran de manera individual como si se incluyen en platos precocinados ultracongelados como los salteados y revueltos, pueden permanecer en nuestro congelador entre dos y tres meses, tanto en el caso de los moluscos como en el de los crustáceos pequeños, como es el caso de las gambas o langostinos.

Pescado
Otro de los reyes del congelador es, sin duda, el pescado, si tenemos en cuenta las enfermedades que pueden derivar de su consumo fresco como la alergia provocada por el anisakis. El pesado congelado es muy saludable, pero hay que tener en cuenta cuando vayamos a comprarlo, el nivel de agua que pueda existir en el proceso de ultracongelación. Pescados como la merluza, la lubina o el bacalao desmigado, cocinados con nuestra receta favorita y acompañados de una buena ensalada, pueden ser una alternativa perfecta para las cenas de verano.

Fruta
Hay que hacer una para especial en el apartado de las frutas. Aunque en general son consumidas frescas, algunas de las frutas más conocidas también se encuentran en la sección de ultracongelados de nuestro supermercado habitual. Guardarlas congelados nos asegura mantener una gran parte de sus propiedades. En particular, los frutos rojos son los que encabezan este ránking , aunque pueden perder el 15% de sus propiedades en el proceso y, por el contrario, productos como la piña no es la más elegida  para nuestro congelador.

Cebolla y ajos
Congelar los elementos que componen un sofrito es una alternativa útil y efectiva para los casos en los que mantener frescos estos alimentos no se convierte en una buena opción. Cebollas, ajos y pimientos congelados ya forman parte de la oferta de supermercados y grandes superficies, tanto juntos como por separado. También se pueden comprar frescos y trocear para ser congelados en casa. Hacerlo en pequeñas bolsas puede facilitarnos mucho la tarea a la hora de enriquecer nuestros platos desde la base. 

Te puede interesar