Coronavirus: Moderna informó que su vacuna experimental genera “respuesta inmune prometedora” en mayores

El estudio involucró a 20 adultos de entre 56 y más de 70 años que generaron el "mismo nivel de anticuerpos que los más jóvenes".
_112049272_vacunacontralacovid

La farmacéutica estadounidense Moderna aseguró que su vacuna experimental contra el COVID-19 generó una “respuesta inmune prometedora” en pacientes mayores tras llevar a cabo un ensayo clínico de etapa inicial.

El antídoto fue probado en 10 adultos de entre 56 y 70 años y en otros 10 voluntarios de más de 70. La respuesta inmune en las personas de edad avanzada fue “similar a la de los más jóvenes”, lo que alimenta la esperanza de protección para este grupo de riesgo.

La biotecnológica explicó que cada uno recibió dos dosis de 100 microgramos de la vacuna con 28 días de diferencia y que los participantes produjeron anticuerpos neutralizantes, -necesarios para desarrollar inmunidad al virus- así como células o linfocitos T, también necesarias.

Los datos fueron presentados el miércoles durante la celebración del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), de los Estados Unidos. Aunque todavía no fueron publicados en ninguna revista científica revisada por pares.

La farmacéutica, que fue la primera en comenzar con el desarrollo de una vacuna en enero, indicó que los anticuerpos que produjeron los voluntarios fueron más altos que los observados en pacientes que se recuperaron del patógeno.

En cuanto a los posibles efectos secundarios, algunos participantes contaron que sufrieron fatiga, dolores de cabeza, escalofríos o molestias tras la inyección. Aunque la mayor parte de los síntomas desaparecieron tras dos días, según indica la agencia EFE.

“Si tenés entre 55 y 70 años, o incluso más, generás el mismo nivel de anticuerpos que los más jóvenes. Ese nivel es mayor que el promedio observado en las personas que superaron la enfermedad. Y estos niveles los vemos en todas las personas vacunadas”, explicó el director científico de Moderna, el israelí Tal Zaks a El País.

En mayo, la empresa ya había publicado datos preliminares que mostraban que la vacuna producía anticuerpos en unos 45 adultos sanos, aunque la comunidad científica les había advertido, en varias ocasiones, que su estudio de Fase 1 era pequeño y que los resultados podían diferir para otras poblaciones.

El potencial antídoto producido por la firma estadounidense contiene material genético llamado ARN mensajero -ARNm-, que los científicos esperan que provoque que el sistema inmunológico luche contra el virus.

Desde el mes pasado, Moderna se encuentra inmersa en las pruebas de Fase 3 para su vacuna experimental, proyecto que consiguió duplicar la financiación gubernamental, y que espera contar con al menos 30.000 participantes.

La Comisión Europea anunció, a principio de semana, que finalizaron las conversaciones preliminares con la compañía para adquirir al menos 80 millones de dosis de su futura vacuna una vez se haya demostrado su efectividad.

El Gobierno de los Estados Unidos, a principios de agosto, llegó a un acuerdo para obtener 100 millones de dosis a cambio de 1.500 millones de dólares, con una opción a comprar 400 millones de dosis adicionales.

Te puede interesar