Consejos nutricionales para empezar bien el día

NUTRICIÓN Por Julia VOSCO
Aunque pensemos que esto es algo sin importancia, el retorno a una rutina está la vuelta del esquina, por lo que debemos dejar atrás los excesos de comida, las ingestas a deshoras y los continuos picoteados que han tenido un impacto mayor o menor en nuestro cuerpo.
images?q=tbn%3AANd9GcRVaiKTG-YfqkBDmqfreuSgVBM-Di_B6WrBqg&usqp=CAU

1. Realizar un desayuno completo
Es muy poco aconsejable acudir al trabajo sin haber ingerido un desayuno completo que contenga todos los macro nutrientes como son las proteínas de los lácteos, las grasas saludables de los frutos secos o el aceite de oliva y los hidratos de carbono de los cereales y las frutas, que aportan vitaminas y minerales para empezar el día con energía.

2. Colación a medio mañana
Cuando han transcurrido 2 o 3 horas desde el desayuno, es preciso realizar un tentempié a base de frutas, café o infusiones, que ayudan a tener una correcta hidratación a lo largo de la mañana para poder llegar a la hora de la comida sin hambre.

3. Minimizar las grasas
Por lo regular, solemos recurrir a un consumo mayor de productos ricos en grasas, snacks, frituras, helados, pizzas o carnes rojas.

Pero para poder recuperar una alimentación saludable y energética, lo ideal es consumir grasas provenientes de los frutos secos, el aceite de oliva, los pescados azules o los aguacates.

Todos estos productos pueden incorporarse en las ensaladas para que ayuden a superar las largas jornadas laborales.

4. Consumir frutas y verduras de temporada
Es importante optar por alimentos que sean más diuréticos y antioxidantes como la granada, los frutos secos, las alcachofas o las infusiones (como las de cola de caballo).

Las frutas y verduras que reportan un mayor número de vitaminas y minerales son el kiwi, el limón, la pera, la uva, la chirimoya, la sandía, el mango, el tomate, lechuga, la espinaca, la remolacha, la calabaza, los berros y el rábano, entre muchos más.

5. Incorporar legumbres
Es fundamental retomar la alimentación de legumbres un par de veces a la semana, ya que proporcionan energía y evitan el estreñimiento.

Esto debido a su alto contenido en fibra. Una buena opción para la semanas en las que hace calor, es ingerirlas en forma de ensaladas.

Las berenjenas son una buena fuente de fibra dietética, tiamina, niacina, cobre, manganeso y potasio. Incluso contienen fitonutrientes que pueden ejercer como antioxidantes.

Así que para dejar atrás los excesos, es importante retomar la rutina nutricional para que el organismo empiece a trabajar de manera adecuada y, con ello, evitar enfermedades que podrían resultar muy dañinas y en algunos casos irreversibles.

Mantente sano todo el tiempo y disfruta de la vida.
 

Te puede interesar