Ejercicios para las piernas

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Julia VOSCO
Adelgazan, tonifican y combaten la celulitis.
images?q=tbn%3AANd9GcQovE2ZjrSg-ZaOTUuldvtpLdPytnh7rcwpIg&usqp=CAU

Si consideras que necesitas adelgazar tus piernas para evitar ese molesto roce de muslos, toma nota de qué tipo de ejercicios tienes que practicar. Con un poco de esfuerzo y en menos tiempo del que piensas puedes acabar con esta incómoda sensación, que suele notarse más en verano. 

Es necesario mantener un nivel bajo de masa grasa, inferior al 16%, nos explican desde Opción Médica. Para conseguirlo hay que hacer deporte. Al menos, hay que practicarlo 3 veces a la semana durante 30-45 minutos para eliminar la grasa y controlar el peso. Este tipo de ejercicio puede ser: correr, ir en bicicleta, nadar, patinar, cualquiera que elijas, que te guste y que te motive. Es muy importante que disfrutes con él, y que te resulte fácil practicarlo, puesto que de lo contrario, puedes acabar dejándolo. 

Además hay que completar la actividad cardiovascular con actividad anaeróbica, un refuerzo muscular de la zona que queremos trabajar, en este caso las piernas, continúan desde Opción Médica. 

Y, por supuesto, tienes que cuidar la dieta. Para adelgazar y fortalecer las piernas y reducir su volumen para evitar el roce de muslos, deberás adaptar tu menú. A continuación te lo explicamos. 

Natación, la aliada de tus piernas 
Una hora de entrenamiento en el agua puede ayudar a quemar más calorías que en el suelo, lo que se traducirá en una mayor pérdida de grasa y fortalecerás todo tu cuerpo, sobre todo, las piernas. Esto se debe a que el agua aumenta la resistencia a la que se enfrenta el cuerpo y eso acelera el número de calorías quemadas así como la tonificación de los músculos. Ejemplo de ello es que 15 minutos de desplazamiento dentro del agua equivalen a 40 minutos de trote fuera de ella.

Running o caminar 
Correr es una manera ideal para ponerse en forma y eliminar las calorías de más. Hacerlo de forma regular ayudará a eliminar la celulitis, adelgazar y fortalecer las piernas, ya que favorece el consumo del tejido adiposo del cuerpo.

Caminar también es un excelente ejercicio para adelgazar las piernas, ya que favorece su fortalecimiento, específicamente en los muslos y pantorrillas. Caminar unos 30 a 60 minutos diarios es suficiente para obtener buenos resultados y puede incorporarse a cualquier rutina de ejercicios por su bajo impacto.

'Step' 
Para fortalecer y tonificar tus piernas este ejercicio es el indicado, ya que combina lo aeróbico con la musculación. Lo puedes hacer bajando y subiendo un escalón, en caso de no tener la plataforma rectangular conocida como step.

Una de las ventajas que ofrece el step es que favorece la capacidad de flexibilidad y coordinación, ya que requiere de un movimiento constante de piernas y brazos en una coreografía.

Montar en bicicleta 
Si practicas regularmente este deporte, con el tiempo lograrás unas piernas más definidas y evitarás el molesto roce de muslos, nos cuentan desde Intimina. Además, ¡está de moda! Intenta reemplazar algunos días el coche o transporte público por tu bici, o el fin semana aprovecha y da un paseo por la montaña. Puedes empezar haciendo 25 minutos al día. 

Sentadillas 
Para fortalecer todo tu cuerpo, no puedes olvidarte de combinar el ejercicio aeróbico (correr, bici, natación, caminar) con el anaeróbico, de fuerza o funcional. Por ejemplo, para las piernas, realiza sentadillas y zancadas. Y realiza 3 series de 15 repeticiones. 

La dieta para adelgazar tus piernas 
Por último, no hay que olvidar que la dieta también influye a la hora de lucir unas piernas delgadas, tonificadas y evitar el roce de muslos. 

Come varias veces: Uno de los hábitos más importantes que deberíamos llevar todos a cabo es realizar 5 comidas al día poco abundantes con una alimentación sana y variada. Comer en platos de postre puede ayudarnos a controlar las porciones de la comida.

Toma alimentos ricos en fibra: ya que siempre ayudan a controlar el volumen corporal; una opción ideal son las frutas y verduras cocidas ya que son las más digestivas. Además la fruta de temporada te refrescará y hará que no piques cosas menos saludables entre horas.

Bebe mucha agua, el calor da sed y la mejor manera de calmarla es beber un litro y medio de agua al día.

La sal y el azúcar debes mantenerlos alejados: ya que la sal favorece la retención de líquidos y los acúmulos en las piernas y el azúcar tiene un alto contenido calórico, además de convertirse directamente en grasa.

Hábitos que adelgazan y tonifican tus piernas 
Por último, no podemos dejar de recordar todos aquellos hábitos diarios que, sin darnos cuenta, pueden ayudarnos en nuestro objetivo de piernas más esbeltas. Por ejemplo: 

- Subir y bajar por las escaleras, en vez de elegir el ascensor. 

- Acabar tu ducha con agua fría para ayudar a drenar y mejorar la circulación. 

- Aplicar cremas anticelulíticas que, aunque no hacen milagros, sí ayudan. 

- Evitar los tacones o la ropa ajustada, puesto que dificulta la circulación, entorpece el retorno venoso y aumenta el riesgo de celulitis y varices. 

Te puede interesar