Señales que delatan que tu cuerpo necesita ejercitarse

NOTICIAS DE INTERÉS Por Julia VOSCO
La inactividad trae consigo una serie de problemas para el organismo. El cuerpo expresa en silencio distintas necesidades, entre ellas advierte la falta de actividad física, exponiendo varios síntomas, de los cuales algunos son visibles como la obesidad o la falta de masa muscular.
Consejos-para-prevenir-la-gripe-y-enfermedades-respiratorias

Mientras que los que no se ven a simple vista está el colesterol alto, la hipertensión arterial y la osteoporosis, entre otros.

Es por ello que continuación te muestro una serie de signos que exigen una necesidad de ponerse en movimiento.

Falta de ánimo
 El ejercicio incrementa la dopamina, las beta-endorfinas y el factor neurotrófico derivado del cerebro, mejorando el estado de ánimo, la productividad y la memoria.

Un estudio reciente reveló que tan solo una hora de ejercicio físico a la semana puede prevenir el desarrollo de la depresión, independientemente del tipo de intensidad de la actividad.

Estreñimiento
 El ejercicio estimula el funcionamiento intestinal.

Esto quiere decir que cuanto más se entrene, menos tardará la comida en atravesar el intestino grueso, lo que a su vez minimiza la cantidad de agua que el cuerpo absorbe de la materia fecal.

Sistema inmunológico débil
Enfermarse con mayor frecuencia de lo normal es una de las primeras señales. Para evitar esto, se puede recurrir al ejercicio regular.

De acuerdo a un análisis de la Universidad de Harvard un entrenamiento favorece a un sistema inmunológico saludable, ya que promueve una buena circulación y permite que las células y las sustancias del sistema inmune se muevan a través del cuerpo libremente, haciendo su trabajo de manera eficiente.

Respiración forzada
Otra de las manifestaciones más comunes es la falta de aliento ante movimientos que normalmente no lo provocaba, o bien, demandan un esfuerzo mayor como el hecho de subir las escaleras.

Esto es una señal de un sistema cardiovascular con falta de condición.

Insomnio
El ejercicio promueve un descanso reparador, ya que ayuda a regular el ritmo cardiaco y controla los ciclos del sueño.

No obstante, que los especialistas no recomiendan una actividad física próximas al momento de acostarse, ya que produce la liberación de cortisol, dificulta el sueño, incrementa las pulsaciones y se activa el sistema nervioso.

Te puede interesar