Coronavirus: el rol clave de los barbijos de tela en la reducción de contagios

Una investigación comprueba que el número total de muertes e infecciones disminuye a medida que se extiende el uso de los tapabocas.
53F3SODGLRDDTGQQBXS3BOA63Q

El uso generalizado de barbijos entre la población puede ayudar a reducir los contagios y el número total de muertes por COVID-19, según un estudio que subraya que incluso los de tela, cuyo efecto protector es limitado, son eficaces si su despliegue es universal.

El uso de tapabocas de cualquier tipo entre el público fue un tema polémico a lo largo de la pandemia porque los especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmaban que no lo aconsejaban para todas las personas hasta que hubiera pruebas claras de la eficacia, y la prueba de que lo hacen sigue siendo incierta.

La investigación, publicada en la revista científica Nature Communications, fue coordinada por Colin Worby, del Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard (Cambridge, Massachusetts) y por Hsiao-Han Chang, de la Universidad Nacional Tsing Hua de Taiwan (China).

Los científicos recurrieron a modelos matemáticos para examinar el impacto del uso del barbijo y su distribución entre la población general durante el brote de coronavirus. Para lograrlo, simularon brotes en los que el suministro y la eficacia de las mascarillas descartables variaban y observaron el número de contagios y muertes resultante. De esta manera, comprobaron que el número total de muertes e infecciones disminuía a medida que aumentaban la disponibilidad y la eficacia de los barbijos.

Durante el estudio, los autores plantearon cuatro escenarios de suministro de barbijos: distribución aleatoria, distribución prioritaria a los ancianos, distribución a ancianos y casos detectados, y distribución solo a los casos detectados.

 
En todos sus modelos, se asumió que los trabajadores de la salud y el personal clave tendrían una protección adecuada. La eficacia osciló entre el 25 y el 75 por ciento.

Además, al evaluar el uso de tapabocas de tela reutilizables, los autores vieron que la reducción de muertes era comparable a la lograda con la distribución selectiva de barbijos descartables de calidad médica, incluso cuando los suministros de mascarillas quirúrgicas se limitaban al 10 por ciento de la población.

Durante el estudio, los autores plantearon cuatro escenarios de suministro de barbijos: distribución aleatoria, distribución prioritaria a los ancianos, distribución a ancianos y casos detectados, y distribución solo a los casos detectados.

 
En todos sus modelos, se asumió que los trabajadores de la salud y el personal clave tendrían una protección adecuada. La eficacia osciló entre el 25 y el 75 por ciento.

Además, al evaluar el uso de tapabocas de tela reutilizables, los autores vieron que la reducción de muertes era comparable a la lograda con la distribución selectiva de barbijos descartables de calidad médica, incluso cuando los suministros de mascarillas quirúrgicas se limitaban al 10 por ciento de la población.

Te puede interesar