Carne de laboratorio y harina de grillo, ¿las comidas del futuro?

El tiempo avanza y con él las nuevas tecnologías y formas de ver el mundo. La nutrición no se queda atrás, y en un futuro no muy lejano, la manera en que nos alimentamos será muy distinta.
carnedelaboratorio

Estamos viviendo, hace ya algunos años, cambios rotundos en las formas de alimentación. Muchos se cuestionan los hábitos establecidos que arrastramos hace años y apuntan sus maneras de cocinar y de ingerir alimentos hacia nuevos puertos. La nutrición consciente está cada vez más desarrollada.

Muchos son los que eligen ser vegetarianos o veganos, con la intención de eliminar, entre otras cosas, los productos elaborados con sufrimiento animal. Y esto no solo se acrecienta en los consumidores, los laboratorios no hacen la vista gorda al respecto y están desarrollando las… ¿comidas del futuro?

Harina de grillo y carne de laboratorio, algo que al escuchar resulta extraño, está en pleno desarrollo y, al parecer, apunta a respaldar a aquellas personas que cambiaron su forma de comer. Los especialistas dicen que la población se duplicó en los últimos 50 años, pero el consumo de carne se quintuplicó, y eso hará que “necesitemos un 60% más de alimentos” de lo que hoy necesitamos.

En los laboratorios que están trabajando, generan, in vitro, lo mismo que el animal hace, normalmente, afuera. “Lo que plantea la elaboración de carne de laboratorio es criar pocos animales, y es un animal que durante toda su vida viviría suministrando pequeñas muestras de músculo que se obtienen en procedimientos que no son cruentos (sangrientos) ni bajo anestesia”, explica a Todo Noticias uno de los científicos.

Lo que hacen es procesar las pequeñas muestras que toman del animal, aíslan las células y las expanden en número para poder generar la carne. Lo colocan en frascos y, a través de estufas de cultivo, aumentan su número. “Esa es la materia prima para poder avanzar en la producción de una hamburguesa, una albóndiga, una salchicha, estamos pensando en carne procesada, y tenemos que pensar en un producto que esté en la góndola del supermercado”, continúa. Su meta, para que esto se haga realidad, lo proyectan entre cinco a diez años.

El papel de los insceptos en las nuevas dietas
Por su parte, en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) están desarrollando harina de grillo. “Estamos buscando nuevas fuentes alternativas de proteínas. En el caso de los grillos vemos que tenemos todos los aminoácidos esenciales que necesitamos para poder tener una vida saludable”, indica una de las profesionales que trabaja en la materia.

Lo que se hace en estos casos es sacrificarlos en etapa adulta “para asegurar el máximo contenido de proteínas final”. Una vez que tienen los grillos secos, los muelen para obtener el polvo y este puede ser utilizado como un ingrediente para formular nuevos alimentos, por ejemplo, productos de pastelería, snacks y barras de cereales.

El proyecto se encuentra en una etapa experimental. Los especialistas están trabajando para tratar de incorporarlo dentro del Código Alimentario Argentino, para poder comercializarlo en el país.


 

Te puede interesar